Comunicaciones,Privacidad,Seguridad,Tendencias

DSTRUX: mensajes que se autodestruyen

28 Jan , 2015  

Entre hackers, cookies, Internet de las cosas y sensores hasta en la ropa, ¿cómo podemos asegurar nuestra privacidad? En este mundo hiperconectado es difícil, sobre todo porque tenemos una inclinación natural a compartirlo todo. Con DSTRUX tienes la alternativa de limitar la vigencia y uso de aquello que compartes por correo o Facebook.

Una vez se envían mensajes, documentos o fotos a través de los servidores de Internet, ¿cuál es la mejor manera de evitar un uso o reproducción indebida? Para el equipo de DSTRUX, compuesto por personal reclutado de las unidades de tecnología del ejército israelí, la respuesta es un mecanismo de auto-destrucción.

El concepto, visto en películas de espionaje tipo Misión Imposible, sería para muchos como un sueño hecho realidad. Después de todo, es mucha la gente que se arrepiente de haber mandado documentos incriminatorios, mensajes chismosos y fotos de naturaleza explícita a través de su correo electrónico o a través de las infames redes sociales, con Facebook y Twitter a la cabeza.

dstrux

Lo que hace DSTRUX

Hay cuatro cosas que hace DSTRUX con la finalidad de preservar la privacidad del usuario:

  1. Permite especificar el tiempo de vigencia de un mensaje, documento o foto enviado a través de la plataforma.
  2. Antes de enviar cualquier cosa, el usuario tiene la opción de limitar reenvíos a otros contactos y aplicar filtros de efecto borroso a la imagen.
  3. Rastrear las acciones tomadas por cada receptor de los mensajes, con la opción a posteriori de ajustar el tiempo de vigencia, quitar el límite sobre reenvíos, quitar el filtro o denegar el acceso al documento.
  4. Borrar todo rastro de esos envíos digitales.

¿Vale la pena?

Por default, cada cosa envíada a través de DSTRUX queda impedida de imprimirse, descargarse o almacenarse. Hay un bloqueo incluso sobre la opción de capturar un screenshot de lo recibido, con planes de extenderlo a la posibilidad de hacer capturas con la cámara del smartphone. Para esto, la compañía aprovechará las cámaras que suelen incluir algunas PCs y laptops para a través de ellas detectar la presencia de otras cámaras o medios ópticos.

Si te interesa usar DSTRUX, hay algunas cosas que debes tomar en cuenta. Lo primero, debes conectarte a través de tu correo electrónico o a través de Facebook, con opciones tanto para sistemas de escritorio como para móviles (hay sendas aplicaciones, gratuitas, para iOS y Android).

Una vez haz creado tu usuario en DSTRUX, con tal de obtener la protección deseada, debes realizar tus envíos a través de la plataforma, ya sea a tus contactos de correo electrónico o de Facebook, que es de momento la única red social con la que este servicio parece estar integrado.

¿Qué pasa a partir de aquí? Si bien tendrás la certeza de que aquello que mandes estará casi en su totalidad bajo tu control, a tus contactos puede ser que les resulte algo incómodo. Independientemente de que se contacte a la gente por correo electrónico o Facebook, el sistema pide una verificación del recipiente. Quiere decir que un proceso que normalmente se resolvería con dos clics dentro de una sola ventana requiere aquí múltiples clics en distintas ventanas, con el agravante de que debe añadirse información (las cuentas del usuario, por ejemplo).

Una vez se lograr ganar acceso, está la cuestión de que para ver los mensajes hay que posar el mouse encima del recuadro, una técnica que impide ver todo el contenido de una sola vez.

Para el usuario común, es posible que DSTRUX resulte un tanto complejo de usar. Para el caso de oficinas o personas que manejan información delicada, una plataforma como esta definitivamente ofrece ventajas. De todas formas, como la privacidad está en el tapete, no está de más probar, sobre todo cuando no hay riesgo financiero.

Rocio Diaz on BloggerRocio Diaz on FacebookRocio Diaz on Twitter
Rocio Diaz
Aficionada a la tecnología en todas las vertientes desde hace más de 10 años. Para conocer un poco más de mi puedes visitar mi otro blog, Grado Seis.

, ,