Home Genoma Digital A TikTok oficialmente se le está acabando el tiempo

A TikTok oficialmente se le está acabando el tiempo

por Rocio Diaz
TikTok

Se acerca el 15 de septiembre, y aun cuando el prospecto de compra parecía claro por parte de Microsoft -o, en su defecto, Oracle-, hoy, más que nunca, podría decirse que el destino de TikTok en Estados Unidos está en un limbo que luce difícil de superar. 



El ingrediente sorpresa que lleva a esta conclusión vino nada menos que de China: la semana pasada, específicamente el viernes, se dieron a conocer nuevas restricciones que aplican sobre exportaciones tecnológicas. Dentro de esta categoría caen la intelogencia artificial y el reconocimiento de voz y texto, elementos claves de la experiencia TikTok, sobre todo en lo que respecta a la forma en que los algoritmos trabajan para servir contenido a sus usuarios. 

En esta época de influencers hechos al vapor y viralizaciones espurias, los algoritmos son una pieza clave, el elemento que justamente facilita esos fenómenos, por tanto un TikTok sin esa alma ya no resulta ni medianamente atractivo. El resultado, si China se impone con las nuevas restricciones, es que las negociaciones para comprar las operaciones de TikTok en Estados Unidos -extensivas a Canadá, Australia y Nueva Zelanda- podrían extenderse hasta noviembre. Para ese entonces, en atención a la orden ejecutiva emitida por la administración Trump al respecto, la plataforma ya estaría bloqueada en territorio estadounidense. 

Las cosas se han complicado a un punto tal para TikTok que hasta el CEO, Kevin Mayer, quien se había unido el 1 de junio de este año tras servir en el negocio de streaming de Dinsey, renunció hace unos días, motivado por el clima político y la manera en que posiblmente ese rol se vea afectado con el paso de los días y los cambios estructurales que se prevén en el futuro inmediato. De momento el rol ha recaído sobre Vanessa Pappas, gerente general de TikTok para Estados Unidos. 

Mayer no se equivoca al mencionar el tema político, pues lo cierto es que la actual situación por la que atraviesa TikTok es el resultado de un tira y jala que por más de un año vienen protagonizando Estados Unidos y China, dos potencias que, coincidencialmente, no quieren ceder en el pleito. Por supuesto, la razón presentada por la administración Trump para presionar la venta de las operaciones de TikTok en Estados Unidos se va por el tema de la seguridad nacional y el posible espionaje que China podría hacer a través de empresas como esas. 

De nada ha valido a TikTok “americanizar” su cara y procesos. El nombramiento de Kevin Mayer era parte de esa estartegia, lo mismo que el almacenamiento local de la data en Estados Unidos, con respaldo en Singapur, que nada tiene que ver con China o sus intereses. La adminisytración Trump ve a TikTok y a su compañía matriz, ByteDance, como enemigos en potencia, y es así como arribamos a la situación actual. 

¿En qué parará el asunto? El prospecto es que para noviembre podría haber alguna definición. Para ese entonces, algunas cosas interesantes podrían pasar, entre ellas que la administración Trump ya no esté al mando de los Estados Unidos. Por otro lado, el lunes de esta semana TikTok demandó al gobierno estadounidense por no seguir el debido proceso en el caso.