Home Opinión Amanda Todd, otra víctima del cyberbullying

Amanda Todd, otra víctima del cyberbullying

por Rocio Diaz

Desde hace algunos días viene mencionándose en la web el caso de Amanda Todd, una joven canadiense de 15 años que había colocado un video en YouTube contando el infierno en que se había convertido su vida fruto del cyberbullying, fenómeno al que sucumbió la semana pasada cuando decidió que ya era suficiente y se suicidó.

Triste historia, sin dudas, pero hay ciertos elementos que deben tomarse en cuenta. Un vistazo al video donde Amanda cuenta su calvario y es fácil echar la culpa a las nuevas tecnologías de todo este suceso. Después de todo, centrales a la historia son la tendencia cada vez mayor a estar mostrando más de la cuenta a través de fotos y webcams, fenómeno conocido como sexting, y las redes sociales como medio de difusión y acoso.

Amanda Todd

Amanda Todd

El calvario de Amanda empezó cuando un día, teniendo 13 años, decidió llevarse de las modas y mostrarse topless en webcam. Jamás pensó que ese momento de diversión le fuera a salir tan caro, pero, para su desgracia, así fue. Un año después una persona de manera anónima empezó a amenazarla con chantajes si no le daba más. La amenaza pasó a realidad, y, literalmente de un día para otro, Amanda se convirtió en una persona odiada dentro de su escuela y comunidad, blanco de críticas, burlas, chismes y comentarios malévolos cargados de odio. No fue suficiente que cambiara de escuela, y ni siquiera de estado: cada vez que reintentaba empezar de cero, aparecía la misma persona y, poco a poco, a través de Facebook, donde se hacía pasar por un estudiante nuevo, empezaba a desacreditar a Amanda.

Como puede inferirse, Amanda era una muchacha vulnerable, deseosa de ser aceptada y llevar una vida normal, como cualquier otro individuo. Quizás por eso, cuando un muchacho mostró un interés en ella que aparentaba ser genuino, se dejó llevar, y eso tan solo empeoró las cosas. Mientras sucedía todo eso, el bully que la mantenía en zozobra -mayor de edad, para colmo- seguía maniobrando a través de las redes sociales, como si se tratase de un sádico que no quedaría satisfecho hasta destruirla. Pues bien, eso pasó hace una semana, el miércoles 10 de este mes para ser exactos.

Es cierto que Amanda cometió un error por una combinación de ignorancia, desconocimiento, ingenuidad y presión de grupo. Sin embargo, sería una crueldad y una estupidez culparla directamente del rumbo que tomaron las cosas. Cabe preguntarse con qué derecho una persona atormenta a otra, con qué derecho usa sus errores a modo de chantaje y con qué derecho la condena al ostracismo.

Tributo Amanda Todd

Velas y flores en tributo a Amanda Todd (AP)

Si de algo puede servir la historia de Amanda, y que era precisamente su objetivo al colocar su video en YouTube, es para advertir a usuarios de todas las edades acerca de los peligros de compartir más de la cuenta en las redes sociales, crear conciencia de que debe dárseles un uso responsable y, sobre todo, proceder con cautela a la hora de entablar amistades nuevas por esa vía. La gente es muy diversa, y se ha demostrado una y otra vez que en este mundo habita gente malvada, dispuesta a torturar, matar y acosar sin motivo aparente. Puede que se trate de gente con problemas mentales, enfermos sexuales, pervertidos o psicópatas, y el problema es que a través de una pantalla, sin interacción directa, son difíciles de detectar.

A pesar de que hay una insistente campaña contra el cyberbullying desde hace tiempo, no parece que en ninguna parte de legisle para castigar adecuadamente a quienes participan en la desagradable práctica. Lo mejor entonces es comprender que el internet y las redes sociales no son un juego. Todavía la gente no logra comprender que una vez sube una foto a la red queda online para siempre, sin importar que la borre. Eso, dependiendo de la naturaleza de la foto, puede poner a cualquiera en aprietos sin siquiera imaginarlo.

Amanda es el ejemplo más reciente de los estragos del cyberbullying y las consecuencias del mal uso de los recursos online. Todos debemos aprender de este caso.