Home Sostenibilidad Bioplásticos a partir de la yuca para un enfoque sostenible

Bioplásticos a partir de la yuca para un enfoque sostenible

por Rocio Diaz
avani-eco-bags

Con la yuca pueden hacerse muchas cosas, desde comerla hervida hasta convertirla en el famoso casabe de Monción o en el postre conocido como Tapioca, que se hace a partir de la fécula. ¿Sabías que también puede usarse para la creación de bioplásticos? Conoce más de este novedoso enfoque en las siguientes líneas.

La situación

Hay un grave problema en el mundo con los plásticos. Si bien este material es tan versátil que nos saca de apuros a cada rato y hasta salva vidas, no es menos cierto que hay una sobrepoblación del mismo a nivel de vertederos, con el agravante de que una buena parte termina en el mar, matando un estimado de un millón de criaturas marinas al año.

Los daños por plástico al medioambiente son bien conocidos, tanto que hay campañas permanentes que llaman no solo a reducir su uso, sino también a hacer el intento de reciclarlos en casa lo más que se pueda. Para esto hay invenciones tan ingeniosas como Plastic Bottle Cutter, pero eso por sí solo no es suficiente.

Al clamor de los ambientalistas por el impacto de los plásticos se han unido compañías tan renombradas como Adidas, que ha presentado zapatos deportivos hechos enteramente de plásticos recolectados en el mar y que se ha comprometido además a eliminar gránulos en sus productos de cuidado personal ya que estos no son más que microesferas plásticas que suelen terminar como “alimento” para peces y otros habitantes de los océanos.

Quizás la parte más conocida de la lucha contra el plástico sea aquella que contempla sustituir bolsos plásticos por algo más durable y reutilizable en el tiempo, como son los bolsos de tela. Hay establecimientos, inclusive aquí en República Dominicana, que han eliminado esos artículos ofensivos de su inventario. Si usted quiere llevarse su compra en un recipiente, deberá llevar su propio bolso (de tela) o bien comprar uno sostenible en el propio establecimiento.

Pese a estos esfuerzos, se estima que anualmente se consumen mil millones de bolsas o fundas plásticas a nivel mundial, con las consecuencias que TODOS conocemos. Esta es la razón por la que el indonesio Kevin Kumala, surfista y emprendedor, decidió buscar la vuelta creando un material que luce y actúa como plástico, pero sin el impacto medioambiental asociado. Así nacieron las bolsas bioplásticas Avani, hechas a partir de la yuca.

Las bolsas de yuca

La idea le nació a Kumala al ver un grupo de motoristas en Bali (Indonesia) protegerse de la lluvia con ponchos desechables de vinilo, un material plástico ampliamente utilizado y que probablemente contribuye a la enorme acumulación de plásticos que amenaza con arruinar esa zona turística.

Las ecobolsas de Avani, que es como se llama la empresa de Kumala, están hechas de fécula de yuca, aceite vegetal y resinas orgánicas para un efecto cien por ciento biodegradable. Si una de estas fundas llegara al océano y la comen los peces, no pasaría nada, ya que no hay residuos tóxicos asociados a las mismas y están diseñadas para descomponerse totalmente en cuestión de meses.

Avani ha diseñado estos bolsos para ser usados en labores de compostación, y si fueran a quemarse, el único subproducto sería una pequeña cantidad de cenizas. Por supuesto, quemar basura de manera particular NUNCA es una buena idea. En agua caliente, estas fundas se disuelven, mientras que en agua fría se suavizan.

La empresa de Kumala no se limita a ofrecer fundas ecológicas. Han creado toda un conjunto de soluciones de empaque biodegradables a partir de elementos renovables, como son harina de maíz, girasol y caña de azúcar. Pitillos de harina de maíz, contenedores de comida hechos a partir del bagazo de la caña de azúcar y envases bioplásticos para café forman parte de sus productos.