Home Opinión Compra de BlackBerry: un desenlace nada sorprendente