Home Física Capa de invisibilidad impresa en 3D

Capa de invisibilidad impresa en 3D

por Rocio Diaz

Aunque lo menos que parece es una capa de invisibilidad, tomando como parámetro los libros y películas de Harry Potter, lo que se ve en esta foto es justo eso, con la particularidad de que fue reproducida en una impresora tridimensional estándar.

¿Qué implica este avance, cortesía de la Universidad de Duke? Dos cosas. En primer lugar, que el concepto de invisibilidad está cada vez más cercano a materializarse y a estar al alcance de personas fuera de la comunidad científica. En segundo lugar, demuestra la versatilidad y usos de las técnicas de impresión en 3D, una tecnología que poco a poco hace acto de presencia a nivel de hogares gracia a la existencia de dispositivos como MakerBot, considerado lo más innovador en CES 2012.

Volviendo a la capa de invisibilidad que se muestra acá, Yaroslav Urzhumov, de la escuela Pratt de ingeniería de la Universidad de Duke, admite que esta no es una capa en el sentido tradicional, ya que más bien parece un frisbee ahoyado hecho de queso. A pesar del diseño poco convencional, el artefacto resultante hace su trabajo de crear la ilusión óptica de invisibilidad, siendo los hoyos los responsables de la misma.

¿Cómo funciona?

Se debe recordar que el concepto de invisibilidad es realmente una ilusión óptica en la que la refracción de la luz juega un papel sumamente importante. En el caso de la capa de invisibilidad mostrada aquí, el diseño se hizo con la ayuda de algoritmos que sirvieron de guía para la colocación estratégica de los hoyos y su tamaño. La idea con estos hoyos es que desvíen las microondas de luz dirigidas hacia un objeto colocado en el medio, efectivamente creando la ilusión de que no está.

Es fácil preguntarse cuál sería la utilidad de aplicar la invisibilidad en la vida real, y aunque a la primera no parezca tan evidente, su principal aplicación sería en cuestiones de seguridad. Lo más interesante sin duda es que lo que antes parecía imposible hoy es una idea perfectamente realista, tal como viene demostrando la Universidad de Duke desde hace 7 años, cuando publicó sus primeros avances sobre el tema.

Lo mejor de todo, según Urzhumov, es que ahora se tiene una manera fácil y relativamente económica de reproducir capas de invisibilidad funcionales, proceso que toma entre 3 y 7 horas en una impresora 3D estándar.