Home Seguridad Cuidado con esos vehículos inteligentes

Cuidado con esos vehículos inteligentes

por Rocio Diaz

Bluetooth, Wi-Fi, sistemas controlados por computadora, comunicación interna. Estos elementos, presentes en los vehículos inteligentes de hoy, son los que  hacen posible manejar hacia cualquier destino sin perderse, disfrutar de buena música o películas en viajes largos, dar reversa sin chocar a otros vehículos, tener un diagnóstico mecánico oportuno y estacionarse sin muchos contratiempos. Asimismo, son la causa por la que esos vehículos, a pesar de todos los beneficios que brindan, pueden poner al conductor más que nunca en jaque por una cuestión que pocos toman en cuenta: son vulnerables a hackeos diversos.

En conferencias de seguridad y afines como Black Hat, actualmente en desarrollo en Las Vegas, Estados Unidos, se han presentado los más diversos escenarios en que un hacker -malintencionado o no- puede poner en riesgo la vida del conductor al tomar control remotamente de los sistemas básicos del vehículo: ignición, frenos, aceleración y conducción en general.

Podrá sonar alarmista y exagerado, pero se trata de una posibilidad bastante real que no se limita a vehículos inteligentes, implicando a cualquier cosa que dependa de algún tipo de comunicación inalámbrica y por ende esté expuesta a la red. Para que se tenga la idea, se han demostrado vulnerabilidades similares con cajeros automáticos, quioscos de información, marcapasos y sistemas médicos automatizados.

¿Qué tan vulnerables son los vehículos inteligentes? Charlie Miller, ingeniero de seguridad en Twitter, y Chris Valasek, director de inteligencia de seguridad en IOActive, tienen un documento donde presentan un análisis realizado a 24 de estos vehículos, entre los que se incluyen modelos del 2006 al 2014. Aún cuando este par de expertos advierte que sus hallazgos no representan una realidad absoluta, sí insisten en llamar la atención sobre una problemática que en los últimos años ha sido señalada y que tan solo ha hecho crecer por la misma tendencia de interconexión y el denominado “internet de las cosas”.

En su análisis, donde tomaron en cuenta la arquitectura de los vehículos, los posibles puntos de ataque y la posibilidad de acceso remoto a sistemas críticos, Miller y Valasek destacan que Jeep Cherokee 2014 y Cadillac Escalade 2015 son los modelos más vulnerables entre los estudiados, mientras que entre los menos vulnerables se encuentran los modelos 2006 de Toyota Prius y Ford Fusion. El estudio completo, con cada observación y conclusión, puede verse en este enlace de Scribd, provisto por Andy Greenberg de Wired.

El tema de hackear vehículos inteligentes no es exclusivo de este año: en 2013 fueron vistas demostraciones del tema en DefCon y Black Hat. La moraleja es clara: vivimos tiempos de comodidad sin precedentes, rodeados de sensores, sistemas que se comunican y aplicaciones que facilitan visualizar y controlar información. Toda esta comodidad viene a un precio que a veces no vemos (vulnerabilidad) y que en ocasiones se paga muy caro. La industria automovilística es una de las más delicadas, y por eso hay una petición ahora en Change.org que solicita prestar más atención al tema.