Home Climatización En esta fase de reapertura, ojo con la climatización

En esta fase de reapertura, ojo con la climatización

por Rocio Diaz
Daikin Vrv Commercial

Si alguna vez has prendido tu aire acondicionado durante una de esas humaredas de Duquesa , es probable que al rato hayas notado una disminución casi total del olor. Igualmente ocurre cuando hay olores permanentes o residuales de humedad y similares.



El aire acondicionado, y, por extensión, cualquier sistema de climatización, puede hacer tanto bien como daño en el manejo de la calidad del ambiente en interiores, y es por eso que ahora que el país vuelve a reabrir su economía -por fases y de manera gradual, pues no podemos darnos el lujo de una segunda ola de contagios masivos por COVID- los comercios y oficinas deben prestar atención a este elemento.

Expertos de asociaciones internacionales como ASHRAE (Sociedad Estadounidense de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado), REHVA (Federación de Asociaciones Europeas de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado), AFEC (Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización), entre otras, afirman que la ventilación y la filtración proporcionadas por los sistemas de climatización contribuyen a reducir la concentración de los virus y bacterias en el aire interior y, por lo tanto, el riesgo de transmisión

Según una declaración de ASHRAE, la ventilación y filtración facilitadas por los sistemas e instalaciones de climatización, calefacción y ventilación pueden reducir la concentración de SARS-CoV-2 en el aire y por tanto el riesgo de transmisión por vía aérea. Espacios no acondicionados pueden provocar estrés térmico en personas con amenaza directa de su vida y reducción de su resistencia a la infección. En general, parar los sistemas e instalaciones de climatización, calefacción y ventilación no es una medida recomendada para reducir la transmisión del virus.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Para volver correctamente a la #CovidianidadRD, todos debemos cumplir con las medidas de precaución dispuestas por las autoridades.

Una publicación compartida por Presidencia Dominicana (@presidenciard) el

Por su parte, ATECYR asegura que las instalaciones de climatización pueden ser un aliado que ayude a reducir el riesgo de que una persona infectada, que podría ser asintomática, contagie a otros usuarios que estén en el mismo espacio, además de evitar expandir el coronavirus a otras zonas del edificio. El riesgo del contagio en los edificios se reduce de forma importante con una adecuada ventilación de las estancias.

Teniendo en cuenta que muchos países, incluyendo la República Dominicana, se encaminan a una nueva etapa con la apertura de algunos de sus negocios, el equipo de Daikin ha repasado algunas recomendaciones de la guía de operación y mantenimiento de los sistemas de climatización y ventilación en edificios y centros no sanitarios que ha ofrecido la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración y que se convierte en una referencia para todos.

El parámetro más importante es la renovación de aire por ocupante. Como valor recomendado y ante la incertidumbre de un valor fijo, se recomienda un mínimo de 12,5 L/segundo y ocupante, incluso para establecimientos comerciales, Se trata del valor que el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios atribuye a IDA 2: aire de buena calidad.

Este tipo de medida solo será posible si se disponen unidades de tratamiento específicas de aire exterior. Para asegurar este valor mínimo, se puede trabajar en dos direcciones: aumentar la ventilación o reducir la ocupación. En este sentido es posible que se deba recalcular la ocupación máxima de los espacios en base a la ventilación por ocupante. En un edificio o local existente se debería comprobar que el nivel de concentración de CO2 interior esté, por encima de la concentración del aire exterior, como máximo en 500 ppm.

A continuación, otras recomendaciones:

  • Se debe verificar que los equipos encargados de la renovación de aire trabajen al menos en sus condiciones nominales de diseño y que posibles pérdidas de carga, especialmente internas al sistema, sean mínimas.
  • Se debe optar por un uso continuado y a máximo caudal del sistema. Se recomienda trabajar con el caudal máximo que permita el sistema en horario laboral y 2 horas antes/después de la apertura/cierre del centro de trabajo. En las horas restantes de la semana, incluido fines de semana, se debe mantener el sistema funcionando a bajo caudal. Es recomendable no bajar del 25% del nominal establecido.
  • Si se disponen unidades de tratamiento con recirculación de aire, siempre que las condiciones de operación lo permitan, cerrar las compuertas de recirculación trabajando al máximo con aire exterior. Si se dispone de sección de freecooling, pasar directamente a modo 100% aire exterior. En el caso de unidades Rooftop, reducir la recirculación en lo posible.
  • Si el edificio en origen no dispone de sistemas de ventilación mecánica, es recomendable la apertura de ventanas accesibles. Aunque pueda generar cierta incomodidad por las corrientes de aire, o sensación térmica, el beneficio de la renovación de aire por ventilación cruzada estaì demostrado para bajar las tasas de contaminantes de las estancias.
  • Se recomienda que los ventiladores de las unidades interiores como fancoils y splits funcionen de manera continua y a su velocidad mínima.

Por su parte Daikin, suma la realización de una revisión general de la instalación de climatización y ventilación antes de la reapertura en edificios y establecimientos que hayan cerrado o cesado su actividad. Esto incluye la limpieza de rejillas, conductos y filtros. Además, recomienda reemplazar los filtros de aire de acuerdo con el programa de mantenimiento ya establecido en cada edificio.