Home CES 2019 Entre drones y autónomos va el futuro del transporte

Entre drones y autónomos va el futuro del transporte

por Rocio Diaz
Bell Nexus

Las soluciones de transporte, ya sea que busquen aliviar los tapones o bien aumentar la eficiencia del proceso de manera tal que estos no se formen, son cada vez más creativas, yéndose incluso a los extremos al apuntar tanto al cielo como al subsuelo para los fines. 



Entre estos extremos, donde se ven propuestas de taxis voladores de compañías tan disímiles como Airbus y Uber y conceptos ultrafuturistas como el Hyperloop de Elon Musk y su entramado de túneles subterráneos, aparecen propuestas más normales en aspecto, como es el caso de vehículos autónomos que ya están a prueba en lugares como Arizona en Estados Unidos y Londres en Reino Unido. 

De todas estas propuestas la que más rápido llegará al mercado es la de los vehículos autónomos, siendo esta una de las opciones contempladas para los Olímpicos de Tokio 2020 y una novedad ya disponible para quienes han asistido a CES en los últimos dos años. 

El hecho de que cada vez más fabricantes de vehículos integran alguna funcionalidad de autonomía a sus modelos, visualizados de momento como asistentes para el conductor, sin llegar a sustituirle del todo, ofrece una idea bastante acabada de que real y efectivamente nos estamos moviendo hacia una era de autonomía en conducción, con la ventaja de que cuando ello se implemente en su totalidad la gente podrá usar el tiempo que dedicaba a concentrarse en manejar en tareas más productivas o en entretenimiento. 

Hay un argumento que va ganando tracción de que sistemas autónomos de conducción ofrecen una oportunidad real de evitar accidentes y hacer fluir el tránsito de una manera tal que los tapones serían cosa del pasado. Ante esta posibilidad, conjuntamente con el atractivo de avanzar trabajos o bien relajarse en el camino, es que compañías como Toyota  presentan propuestas autónomas que incluso van más allá del clásico concepto de un carro. En CES 2019, por ejemplo, estuvo en exhibición IoT Shuttle, un concepto de Bosch que contempla escenarios de trayectos cortos que conectan de un punto a otro. Sistema de entretenimiento integrado y amplitud de espacios forman parte de su atractivo.

Como se prevé que la población mundial seguirá creciendo, y con ello la cantidad de gente transitando por las vías, es una posibilidad real que los tapones tan solo seguirán empeorando, aun bajo un esquema de vehículos autónomos. Ello, conjuntamente con los tapones que hoy sufrimos, justifican conceptos aéreos, siendo uno de los primeros ejemplos físicos el dron gigante para transporte de personas exhibido por la china EHang en CES 2016. 

Cada cierto tiempo se ven avances en esta área de drones para transporte, y CES 2019 no fue la excepción: Bell estuvo exhibiendo allí su propuesta, un dron híbrido eléctrico llamado Nexus que estaría listo para servicio en 2023. Este modelo, destinado a servir de taxi aéreo, tiene un peso de 6,500 libras y cuenta con seis abanicos de ducto articulado de 8 pies que le permiten hacer un despegue vertical. Está diseñado para aterrizar sobre un área de 40 pies por 40 pies, un estándar actualmente en uso. 

Bell Nexus tiene capacidad para cuatro pasajeros y puede volar hasta 150 millas, distancia que cubre en el lapso de una hora. Para navegación, la compañía ha estado trabajando con Garmin. 

¿Veremos los cielos llenos de drones de transporte algún día? Solo el tiempo dirá. En lo que ese día llega, seguiremos viendo innovadoras propuestas de este y otros tipos, inspiradas en eficiencia, sostenibilidad y funcionalidad.