Home mapa Huracán María: continuación de una temporada muy activa

Huracán María: continuación de una temporada muy activa

por Rocio Diaz

Harvey, Irma, Katia, José… y ahora María. En espacio de un mes se han formado cinco huracanes de gran intensidad en el Atlántico, cada uno -quizás con la excepción de José- causando gran devastación y desolación en los lugares afectados.

Históricamente el pico de la temporada ciclónica para esta parte del mundo ocurre entre agosto y septiembre, con estos dos meses compitiendo en frecuencia e intensidad. A juzgar por lo visto este año, septiembre lleva las de ganar, y si miramos hacia atrás en el tiempo, el último gran huracán en afectar directamente a la República Dominicana (Georges) tuvo lugar el 22 de septiembre de 1998, exactamente 19 años atrás.



A lo largo de su historia, el país, al igual que islas aledañas, ha sufrido los embates de numerosos ciclones, tormentas y depresiones. Es una consecuencia directa de nuestra ubicación geográfica, razón por la que se hace necesario estar siempre preparados y atentos a las informaciones meteorológicas.

Algo que ha llamado la atención en la actual temporada ciclónica es la intensidad de los huracanes. Irma, un sistema masivo, se mantuvo por mucho tiempo como categoría 5, con vientos tan fuertes que sismógrafos la registraban. No bien salimos de este cuando tenemos a María, que en alrededor de 30 horas pasó de tormenta a categoría 5. En el medio de ellas, José, que ahora es categoría 1 pero en su momento llegó a ser categoría 4.

Por si fuera poco, dos semanas atrás hubo una tripleta de huracanes amenazando al mismo tiempo: Irma, Katia y José, fenómeno que desde 2010 no se veía.

¿A qué se debe esto? Pese a que algunos insisten en negarlo, parece que esta actividad tan intensa se debe al cambio climático, al decir de analistas y conocedores del tema. Viendo el panorama y el peligro que representa para países como la República Dominicana, no es de extrañar que en su breve estadía en Nueva York a propósito de la 72 ava. Asamblea de la ONU el presidente Danilo Medina insistiera en el tema y la necesidad de tomar acciones ahora.

La particularidad de María

Para estas fechas, específicamente desde que entra el mes de mayo, es común que los dominicanos visitemos la página del Centro Nacional de Huracanes en Miami (NHC) para monitorear la situación.

Con Irma, lo mismo que con ciclones y tormentas anteriores, esta fue la norma, pero con María meteorólogos como John Morales, de NBC, piden tener cautela con esta información, pues la misma vendría a representar un escenario optimista respecto a otros modelos.

¿A qué se debe esto? En una entrada anterior en esta página se explica brevemente la tecnología y recursos que intervienen en la tarea de investigar y proyectar huracanes. Una parte importante del proceso recae sobre modelos matemáticos que se alimentan de data histórica y recolectada en tiempo real.

Existen varios modelos, entre ellos el europeo EMCWF, considerado el más preciso, y GFS, utilizado por NHC. Ambos son globales, pero operan de manera muy distinta.

El arquitecto de software Richard Clayton explica brevemente en Quora que el modelo europeo se guía de la altitud y toma en consideración con la mayor exactitud posible las condiciones topográficas para hacer las proyecciones. En cambio, GFS se guía de la presión para hacer predicciones en isobaras específicas pero maneja la información topográfica por aproximación.

El efecto de estas diferencias se aprecia particularmente en el caso de María. Si bien EMCWF y GFS muestran la misma trayectoria, hay una variación en cuanto a la altura del fenómeno que para República Dominicana de manera específica podría ser la diferencia entre una buena preparación/respuesta y una potencial tragedia: mientras que en la mañana del lunes NHC mostraba a María pasando por arriba de la costa noreste, el europeo mostraba al huracán haciendo contacto por los lados de Miches.

A medida que han pasado las horas, el modelo europeo ha mostrado un ligero alejamiento de María, de manera que rozaría la costa, pero aún así lo sigue mostrando mucho más cerca de República Dominicana que el pronóstico de NHC. En casos como estos lo mejor es considerar ambos modelos y prepararse para el peor escenario con la esperanza de que no se cumpla el mismo.

Al momento de publicación de este artículo, María ya devastó a Dominica y va enfilando hacia Islas Vírgenes y Puerto Rico. Hora de acelerar los preparativos.