Home Ciencia Insectos de alta tecnología

Insectos de alta tecnología

por Rocio Diaz

A pesar de que a mucha gente no le gustan los insectos, hay evidencia de sobra de que estos son necesarios para mantener el balance en el medioambiente. Así, por ejemplo, las abejas hacen una importante labor de polinización, además de producir miel y cera. Cucarachas, mosquitos y arañas sirven de alimento a aves y lagartos, y a la vez contribuyen a mantener el control sobre ciertas poblaciones que en su ausencia pudieran salirse de control.

Quizás porque de por sí resultan útiles a la humanidad, aunque muchos lo ignoren y prefieran pisarlos, golpearlos con periódicos o simplemente salir en huida ante su presencia, científicos de la Universidad de Michigan en Estados Unidos han presentado una novedosa idea que ha generado reacciones mixtas: insectos de alta tecnología.

No se trata de diminutos robots diseñados para parecer insectos. No, la idea va más lejos e implica tomar insectos reales, preferiblemente voladores, y colocarles minúsculas cámaras, micrófonos y generadores de energía sobre sus cuerpos para ser usados en la exploración de desastres y en sitios de difícil acceso para los humanos. Todo esto puede parecer ciencia ficción, pero se trata de un proyecto real que cuenta con el apoyo de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa de Estados Unidos (DARPA), lo que significa que hay un componente militar en todo ello.

La Universidad de Michigan ha estado trabajando específicamente con escarabajos verdes conocidos como “june bug”, insectos voladores que pueden llegar a medir 1.25 pulgadas en la adultez. La idea es que estos escarabajos produzcan su propia energía a partir del movimiento de sus alas y del calor que generan mientras se mueven. Dicha energía, recolectada por diminutos generadores piezoeléctricos, sería suficiente para mantener a los micrófonos y cámaras añadidas en funcionamiento durante las labores de exploración.

insectcyborg

En este punto es probable que muchos de ustedes se estén preguntando cómo se hará para que esos escarabajos vayan hasta el lugar de un desastre y hagan la labor que se pretende que hagan. La respuesta podrá parecer algo cruel: el proyecto implica la colocación de implantes neuronales que permitirían estimular y controlar el cerebro de los escarabajos, lo que a su vez permitiría controlar sus movimientos hasta cierto punto. En pocas palabras, estos escarabajos serían auténticos cyborgs, o, lo que es lo mismo, organismos cibernéticos.

De momento la Universidad de Michigan ha logrado generar un microvatio de energía a partir del movimiento de las alas y estudia la posibilidad de aumentar la cantidad al colocar los generadores piezoeléctricos directamente en los músculos de vuelo. Asimismo, se estudia la posibilidad de colocar delgados paneles solares sobre las alas para así aprovechar la luz del sol.

Todo esto suena un poco cruel, a pesar del potencial investigativo y los indudables avances que se pueden lograr en el campo de generación de energía, un tema que está moda a propósito de la contaminación ambiental, el cambio climático y la realidad del mercado del petróleo y su condición de recurso fósil no renovable.