Home Sostenibilidad Las vallas funcionales de UTEC en Lima

Las vallas funcionales de UTEC en Lima

por Rocio Diaz
utec-billboard

Ingeniería y tecnología tienen el poder de resolver muchos problemas, y eso quiere demostrar al mundo la Universidad de Ingeniería y Tecnología de Perú -UTEC- con la valla purificadora de aire que ha instalado en medio de la construcción de su nuevo campus en Barranco, uno de los 43 distritos de Lima, capital de Perú.

Al igual que el resto de las naciones en América Latina, Perú es un país en vías de desarrollo y como tal la construcción está actualmente en apogeo. Como sabemos aquí en República Dominicana, donde también ha habido un boom en este sector, las construcciones, si bien señalan avance y progreso, también contaminan el ambiente con polvo, residuos de metales y químicos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este aire contaminado puede provocar enfermedades potencialmente letales, entre ellas cáncer. ¿Qué hacer entonces? Siguiendo su propia filosofía, UTEC se unió a la agencia publicitaria MAYO DraftFCB para construir una valla que purifica el aire con un sistema de agua, haciendo el trabajo de más de 1,200 árboles. Se trata de una ingeniosa idea que beneficia a residentes y trabajadores en un área de cinco cuadras al producir 100,000 metros cúbicos de aire purificado.

Esta no es la primera valla funcional de UTEC y la agencia MAYO DraftFCB. El año pasado, valiéndole premios en Cannes, instalaron en Lima una valla que producía agua potable a partir del aire. Siendo el caso que hay una escasez de agua limpia a nivel mundial, y que Lima es la segunda ciudad más grande establecida en un desierto, se entiende por qué la idea resultó tan llamativa.

En el caso particular de Lima las precipitaciones anuales son de apenas 0.51 pulgadas, pero la humedad es de alrededor de 98%. La valla aprovecha la humedad del aire para mediante un proceso de ósmosis inversa producir agua potable. En los primeros tres meses se produjeron 9,450 litros de agua, suficiente para satisfacer el consumo de miles de familias por mes.

A partir de estas ideas tan novedosas solo queda una cosa por decir: las vallas publicitarias pueden hacer mucho más que anunciar algo. Sólo hace falta usar la creatividad y unir esfuerzos.