Home Tecnología NeverWet: material superhidrofóbico

NeverWet: material superhidrofóbico

por Rocio Diaz
Superfície Hidrofóbica

El agua, aún cuando es vital para la supervivencia humana, lo daña todo. Arruina la ropa, corroe metales, propicia la aparición de moho en paredes y en general deteriora las cosas. Cartones, plástico, madera, concreto, hierro, vidrio. Ninguna superficie es cien por ciento resistente al agua, y es por eso que cada cierto tiempo deben llevarse a cabo labores de mantenimiento y reparación en facilidades construidas en el agua o cerca de donde hay agua, siendo el daño mayor y más rápido cuando hay agua salina de por medio.

En el día a día el agua es igualmente problemática. En días de mucha lluvia ni siquiera los impermeables se salvan, y ni hablar de la cantidad de zapatos que quedan inservibles tras caer en varios charcos de agua. En casas donde hay filtraciones el daño no es solo a la pared donde se refleja, sino a la base de la misma, a tal punto que puede debilitarse toda la estructura y caer si no se atiende el problema. Año tras año se gasta un dineral en la impermeabilización de techos y paredes, en pinturas antióxido y en otros procedimientos que dicen repeler la humedad, con resultados que a menudo no son del todo satisfactorios.

Por tratarse de un problema tan común y potencialmente peligroso, hay una compañía que ha dedicado varios años de investigación a buscar una solución a la corrosión de tuberías y estructuras instaladas bajo el mar, y el resultado ha sido un aerosol con base de silicona que tiene potenciales aplicaciones en el mundo de la moda, la tecnología, la ingeniería y el día a día. El aerosol, llamado NeverWet, ha sido desarrollado por la subsidiaria de nanotecnología de Ross Technology Corp. a partir de las investigaciones realizadas en torno a la flor del loto y su capacidad de repeler el agua.

NeverWet es un material superhidrofóbico que crea una película de nanopartículas microscópicas en la superficie donde se aplica, y son estas nanopartículas las que hacen la diferencia entre productos a prueba de agua y aquellos que efectivamente evitan todo contacto con agua y humedad, a tal punto que no queda ningún rastro. En superficies tratadas con NeverWet, las gotas de agua hacen contacto a un ángulo superior a los 150 grados, permitiendo que estas reboten sin tener ninguna posibilidad de esparcirse y ser absorbidas, que es lo que suele ocurrir. Con NeverWet el ángulo de contacto de las gotas de agua puede ser de hasta 165 grados, medidos desde el centro de la gota.

Los resultados hablan por sí solos: en pruebas con zapatos, chaquetas y hasta con un iPhone, el agua y otros líquidos no hicieron el menor daño cuando estaba NeverWet de por medio. A unos zapatos blancos de tela le echaron chocolate, vino, aceite de cocinar, refresco, sirop y ketchup, y esas sustancias simplemente se deslizaron sin dejar rastro alguno. En el caso del iPhone, se sumergió por 30 minutos en agua, y emergió en perfectas condiciones.

Más detalles de NeverWet y Ross Technology en www.neverwet.com (en inglés).