Home TI Semiconductores, la otra pandemia que causa estragos

Semiconductores, la otra pandemia que causa estragos

por Rocio Diaz
Semiconductor

La mayoría de la gente no se da cuenta, pero casi todo lo que usamos, desde el smartphone hasta el vehículo, funciona con semiconductores.

¿Qué tiene de especial un dato que a simple vista luce insignificante y hasta aburrido? Mucho, porque resulta que hay una crisis de suministro de semiconductores que ya se está sintiendo a nivel del consumidor.

Los indicios de esta crisis, caracterizada mayormente por un desbalance marcado entre oferta y demanda de los semiconductores, conocidos popularmente como chips, se están viendo desde el año pasado.

Inicialmente se culpó a la pandemia de la situación, reflejándose esta en inventarios reducidos y entregas tardías de equipos como las muy esperadas consolas de videojuegos de Sony y Microsoft, pero entrando ya a la segunda mitad de 2021 la crisis persiste, y de mala manera.

No solo las consolas de videojuegos se han visto afectadas por la escasez de microprocesadores, sino que compañías como Samsung, paradójicamente uno de los mayores productores de chips, ya han adelantado posibles posposiciones de lanzamientos en lo que la situación se normaliza.

De manera particular, es muy posible que este año no veamos al sucesor del Galaxy Note 20, o al menos no en su fecha habitual de lanzamiento. Igualmente afecta el tema de los semiconductores a la industria a automotriz, siendo aquí donde más se sienten los efectos, con cuantiosas pérdidas proyectadas para compañías como Ford, Nissan, General Motors y otras que se han visto en la obligación de detener la producción y cerrar plantas por falta de insumos para la manufactura.

Según reportes, Nissan han optado por dejar de incluir ciertos componentes de última tecnología, como es el caso de espejos inteligentes o sistemas de asistencia de navegación, en algunos de sus modelos en un intento por paliar la crisis. Hablando de Nissan, la combinación de la pandemia y la escasez de semiconductores llevó a la compañía a reportar pérdidas operativas récord por el orden de 1.38 mil millones de dólares para el año fiscal finalizado el 31 de marzo de 2021.

La escasez de semiconductores afecta igualmente a las compañías de alquiler de vehículos, pues estas no reciben los vehículos nuevos ordenados con la rapidez habitual, optando en ocasiones por comprar vehículos usados de bajo millaje para compensar.

Podría pensarse que la pandemia por COVID-19 es la culpable de la situación, pero no es el único factor. Cierto es que en 2020 hubo una disminución de la producción por esta causa, pero la razón imperante es que hay una demanda de semiconductores como nunca antes, y esto a su vez obedece a la tendencia inteligente que todo lo arropa.

Los chips ya no solo son el cerebro de smartphones, televisores, laptops y computadoras. Por vía de la Internet de las Cosas (IoT) y demás conceptos afines, estos ahora se encuentran en lavadoras, refrigeradores, maceteros y hasta en cepillos de dientes, explicándose así un desbalance entre oferta y demanda que se prevé podría nivelarse dentro de 18 meses.

Por si no fuera suficiente, la pandemia no solo paralizó temporalmente la producción, sino que aumentó igualmente el consumo de equipos impulsados por semiconductores en la medida en que nos adaptamos a la nueva realidad.