Home Apps Un par de apps que necesitamos en RD

Un par de apps que necesitamos en RD

por Rocio Diaz

Entre usuarios de smartphones, tabletas y otros dispositivos móviles pareciera a veces que todo se resuelve a través de una aplicación. ¿Quieres matar el tiempo mientras esperas en el aeropuerto? Descarga un juego. ¿Quieres determinar cuál es la tienda con mejores ofertas de temporada? Dependiendo de la ubicación geográfica, hay cantidad de apps disponibles. ¿Quieres recomendaciones de bares y restaurantes cuando visitas ciudades fuera de tu país? Los más seguro es que haya varias apps para eso.

Sí, definitivamente Apple no se equivocó cuando sacó el eslogan aquel que rezaba “There’s an app for that”, que simplemente traduce como “hay una app para eso”. Cierto es que el universo de apps que funcionan en la República Dominicana es reducido cuando se compara a lo que hay disponible en Estados Unidos, nuestra principal referencia en el tema. Hay aplicaciones que son de uso universal, otras se ven limitadas por disponibilidad de data local (mapas, por ejemplo).

Hay aplicaciones que son más serias que otras en su naturaleza y objetivo. Si bien aquellas de entretenimiento suelen ser muy populares hay un campo emergente de aplicaciones funcionales que monitorean la salud, que facilitan procesos burocráticos y que mantienen al usuario al tanto de sus obligaciones diarias.

apps-image

En días recientes puse el ejemplo de como se desarrolló en España una aplicación que permite a los usuarios dar seguimiento a situaciones generadas por infracciones de tránsito. Se me ocurre pensar que aquí en República Dominicana deberíamos empezar a desarrollar aplicaciones que tengan estos temas en mente. Por ejemplo, digamos que alguien decida desarrollar una app conjuntamente con la Autoridad Metropolitana de Transporte para denunciar accidentes que a menudo los agentes pasan por alto. El poder informar el incidente por esa vía resultaría en un importante ahorro de tiempo que a su vez agilizaría el proceso de comparecer ante las autoridades y establecer culpables y mecanismos de acción.

Procedo a poner un ejemplo práctico: una persona cuyo vehículo resulte chocado por un motorista que tras el incidente se da la fuga, ¿cómo  denuncia el incidente en la Policía, en el seguro o en la Casa del Conductor? Sería un ejercicio inútil porque no hay elementos que avalen el caso. Sin embargo, con una aplicación debidamente desarrollada, se reporta el incidente, y aunque quizás no pase nada, al menos se va creando una base de datos que serviría luego para tener estadísticas, analizarlas, publicar informes y tomar medidas en base a los mismos.

Otro ejemplo, esta vez con bancos. ¿A quién no le ha pasado que va a retirar su dinero a un cajero y la máquina, si bien lo rebaja del saldo, no lo entrega? Es una situación frustrante y que se da con cierta frecuencia. En estos casos no basta con llamar al banco y hacer el reclamo pues, usualmente, se pide al cliente pasar por una sucursal, quizás como una medida de seguridad. Ir a un banco en horario laborable es una odisea porque, primero, hay que pedir permiso en el lugar de trabajo. Segundo, dependiendo de que tan lejos esté la sucursal, hay que coger un tapón y, de paso, gastar gasolina (o dinero en un taxi o cogiendo carro público). Tercero, una vez se llega al banco, hay que esperar a que atiendan a otros clientes que llegaron primero.

El resultado es que un reclamo que en teoría tomaría unos pocos minutos se convierte en una diligencia de horas. Los malos ratos y el tiempo que se ahorrarían con una aplicación diseñada para manejar estos casos justificarían que alguien se tomara el tiempo de hacer los estudios de factibilidad correspondientes.

Estos son sólo dos ejemplos de aplicaciones que se pudieran desarrollar para consumo de los dominicanos, y si bien están planteadas desde el punto de vista del usuario final, a nivel operativo también resultarían útiles por el lado de la eficientización de procesos. Hay muchos ejemplos más de aplicaciones que pudieran desarrollarse, a los niveles más variados, pero, por el momento, me concentro en estos. Sugerencias y comentarios son más que bienvenidos.