Home Local Compras por internet vs. compras locales

Compras por internet vs. compras locales

por Rocio Diaz

Hace dos años publiqué este mismo artículo en mi otro blog, Grado Seis, y lo reproduzco nuevamente aquí porque persiste la idea por parte de la ONEC de que las compras online representan una competencia desleal y además presiona porque se les aplique un gravamen. La postura tan solo beneficia a los comerciantes; son los consumidores los que, como siempre, se verán afectados. Participa en el debate a través de Twitter con el ht #yocomproporinternet.

Cuando se trata de hacer compras, nada le gana al Internet en términos de variedad, precios y disponibilidad. Con tan solo tener una tarjeta de crédito internacional y una cuenta de courier el cliente tiene acceso a miles de tiendas que ofrecen toda clase de incentivos y descuentos, con el atractivo adicional de que se aceptan devoluciones.

Así vemos como cada vez más dominicanos se conectan a sitios como Amazon, eBay y JC Penney para comprar libros, música, ropa, cosméticos, herramientas, electrónica de consumo y muchas otras cosas que a veces no aparecen en el mercado local.

No solamente está el atractivo de la variedad y los buenos precios, que el 90% de las veces es más bajo que en cualquier tienda local, sino que quien compra por Internet se evita coger tapones y pasar malos ratos con dependientes insulsos que raras veces están capacitados para dar un buen servicio. Es cierto que en ocasiones comprar por Internet puede ser una lotería, pero está claro que las ventajas superan a las desventajas.

Quizás por el auge que ha tomado entre dominicanos esto de las compras por Internet es que hay ahora una competencia entre couriers para ver quien ofrece las mejores tarifas y las mayores facilidades, lo que ha venido acompañado de una publicidad agresiva por parte de algunas compañías. También es por este motivo que desde hace unos meses se viene oyendo el rumor nada agradable de una propuesta que buscaría gravar esta actividad.Tal propuesta -que carece de sentido porque las compras se están haciendo fuera del país, donde de por sí pagan impuestos- está siendo promovida por una parte del sector empresarial que ve en las compras por Internet una amenaza a sus intereses.

¿Qué tan amenazados se sienten? Nada más hay que ver las declaraciones que en 2010 diera en ese sentido el señor Pedro Pérez González, en ese entonces presidente de la Asociación de Nacional de Empresas Comerciales (ONEC), para quien las compras por Internet son una práctica desleal porque desvía potenciales ingresos hacia compañías extranjeras. Ese mismo discurso, con más agresividad, viene pregonando el actual presidente de ese organismo, Antonio Ramos, según puede verse en esta noticia del 3 de julio.

Cuando las tiendas locales dejen atrás su mentalidad miope de que el cliente es burro de carga, quizás las cosas cambien. Es una realidad que los comercios de este país engañan con precios inflados, artículos de mala calidad, pobre servicio al cliente y políticas inexistentes de devoluciones de mercancía y/o dinero. Para colmo, en muchas ocasiones no aparece por parte el artículo que se está buscando.

Solo cuando el cliente reciba el trato adecuado tendrá algún sentido dejar de usar Internet para hacer compras. De momento no se vislumbra un cambio en esa dirección. ¿Se animará alguien?