Home Tecnología La tecnología llega hasta el maquillaje

La tecnología llega hasta el maquillaje

por Rocio Diaz

Una de las grandes tendencias del momento es “wearable technology”, algo que literalmente traduce como “tecnología que puedes vestir”  y de lo que cada día se ve un uso práctico distinto. Los relojes inteligentes de Samsung, Sony y demás fabricantes son un ejemplo, lo mismo que los brazaletes deportivos de Jawbone y los costosos Google Glass, que aún no están disponibles para la generalidad del público.

Hasta ahora los ejemplos de este tipo de tecnología implican el uso de algún accesorio que se comunica con otros gadgets para realizar su función. Katia Cánepa Vega, una científica de computadoras de la Pontificia Universidad de Río de Janeiro (Brasil), desea llevar las cosas más lejos y a un plano más literal al desarrollar maquillaje conductivo para los fines.

Demostrado en Reino Unido durante la Conferencia de Tableros y Superficies Interactivas (ITS 2013) de la Universidad de St. Andrews, el maquillaje de Katia Vega busca lograr comunicación con gadgets  través de simples gestos, tal como se haría con las Google Glass, que contemplan una serie de comandos controlados por los ojos.

Visto así, lo que propone Vega sería una alternativa más asequible a una tecnología que tiene el propósito de facilitar algunos procesos al reducir la cantidad de tiempo que tomaría ejecutarlos. A modo de ejemplo, está la función que permite tomar fotografías en un Smartphone.

A pesar de que en la mayoría de los modelos se ha puesto un acceso en la pantalla de inicio e incluso en el lockscreen, como ocurre en iPhone, el usuario de todos modos tiene que dar algunos pasos para lograr su objetivo, y en ese tiempo, aunque breve, es posible que pierda la oportunidad de captar una foto memorable. Con Google Glass, en cambio, un guiño del ojo activa automáticamente la cámara, y esta es una de las cosas que Katia Vega recrea con su maquillaje.

eyelashes

Pestañas metalizadas (© katiavega.com)

De momento, Vega ha desarrollado pestañas falsas metalizadas y sombra para ojos conductiva que son capaces de activar drones y luces LED, tal como puede verse en el video que acompaña esta entrada, compartido en YouTube por New Scientist, que por igual publicó un reportaje al respecto. En el terreno de cosméticos y belleza otra posible aplicación de estas tecnologías sea en uñas acrílicas, que pueden incluir chips de radiofrecuencias para comunicarse con otros objetos.

Maquillaje conductivo no es la primera aplicación literal del concepto de wearable technology. Hace un tiempo Nokia patentó una idea que implicaba el uso de tatuajes magnéticos que permitirían al usuario recibir notificaciones de su teléfono a través de vibraciones en la muñeca. Si llegara a aplicarse una tecnología como esa, entonces el maquillaje propuesto por Katia Vega hace aún más sentido. Lo único a tomar en cuenta es que posiblemente se limite su uso a mujeres y artistas.