Home Curiosidades A veces los wearables son para diversión: el caso de Digitails

A veces los wearables son para diversión: el caso de Digitails

por Rocio Diaz
Girl With Horse Tail Sml

A ver, ¿a quien no le gusta una buena cola? En gatos, perros y otros animales es uno de sus atributos más apreciados, sobre todo cuando son anchas, elegantes y esponjosas. Mapaches, ardillas y prosimios son otras especies en exhibir colas llamativas, en ocasiones anilladas o rayadas para un efecto más exótico.



En humanos, por un asunto evolutivo, las colas se perdieron, siendo el cóccix – el último hueso de la columna vertebral- su vestigio a modo de evidencia.

Las colas se habrán perdido en la especie humana, pero ello no impide a algunas personas recrear la fantasía de contar con uno de estos aditamentos, usualmente reservados como complemento a disfraces de animales o de personajes de cómics, animé y videojuegos.

Puede que para algunos toda este tema de colas sintéticas resulte raro y hasta sospechoso, pero, en realidad, hay toda una comunidad que aprecia y disfruta estos accesorios. Hay igualmente compañías comprometidas a ofrecer la mejor calidad y experiencia posible, integrando incluso tecnología para un efecto realista y atractivo.

The Tail Co.

Una de ellas es The Tail Company, que empezó con animatrónica y control remoto en el diseño de colas realistas y que ahora está innovando con Bluetooth para ofrecer mayor control y personalización sobre sus movimientos a través de un dispositivo que nunca falta en nuestras manos: el smartphone.

Sí, han leído bien: la más reciente innovación de The Tail Company son colas que se controlan mediante una aplicación, entablando comunicación con el teléfono por vía de Bluetooth. El producto se llama Digitails y actualmente está en proceso de recaudar fondos en Kickstarter, donde ya lleva (al momento de este escrito) más de 5,000 dólares de una meta de 9,227 dólares.

No es la primera vez que The Tail Company recurre al crowdfunding para sus proyectos, los cuales bien podrían calificarse de caprichosos: la propia compañía nació justamente por esta vía, con una producción inicial de 100 colas. Al día de hoy han vendido miles de unidades en todo el mundo, con una variedad que incluye gatos, huskies, extraterrestres y zorros, entre otras.

El poder controlar los movimientos de la cola por vía una aplicación ofrece varias ventajas sobre las versiones operadas a control remoto, entre ellas efectos en tiempo real, mayor variedad y mayor personalización al programar los movimientos. A futuro los de The Tail Company contemplan aun mayor funcionalidad, incluyendo acciones sociales (mandar un meneo a otro colero, por ejemplo) y la posibilidad de actuar en base a los latidos registrados por brazaletes de fitness como los de FitBit.

Las colas de The Tail Company ofrecen forros intercambiables y son personalizadas de gratis. Al comprar una de estas automáticamente se tiene a una comunidad internacional de coleros que intercambian sus mejores recomendaciones respecto a disfraces y demás.

Los precios de una Digitail arrancan en alrededor de 129 dólares, con envíos pautados a partir de enero 2019, lo que da suficiente tiempo para coordinar acciones para Comic Con en San Diego, que se realizará en julio.

Las colas de The Tail Company, pese a integrar tecnología, no ofrecen una funcionalidad real más allá de dar vida y un aspecto más realista a disfraces muy específicos. Digitail y demás califican de werarables, pero aquí no hay conteo de pasos, monitoreo del corazón ni nada parecido: solo la satisfacción de armar un buen disfraz y la consecuente diversión.