Home Aires acondicionados Atención: el aire en espacios cerrados te puede enfermar

Atención: el aire en espacios cerrados te puede enfermar

por Rocio Diaz
Abandonado

A veces llegamos a la oficina en perfecta salud y de repente empiezan los estornudos, la tos, molestias en la garganta y malestar generalizado. Asumimos por lo general que se trata de una alergia, o quizás gripe, y para aliviar los síntomas nos tomamos un té o, si el caso es severo, alguna medicina que suele hacer su efecto en par de horas. 



Suele ocurrir que al salir de la oficina sentimos un alivio inmediato y en ese momento achacamos el malestar a algo en el ambiente: quizás el perfume de la compañera nueva era muy fuerte, o quizás estuvieron pintando durante el fin de semana y quedan los remanentes del olor a pintura. A veces también pensamos en el compañero que permanentemente parece estar afectado de gripe o bien amenazado por ella. 

¿Será verdad esta versión de que algo en el ambiente nos puede causar malestar y hasta enfermar? Esta idea no solo resulta lógica, sino real, sobre todo en ambientes cerrados donde hay un sistema de climatización presente, lo que comúnmente llamamos “aire acondicionado”. 

El aire que respiramos tiene el poder de enfermarnos, es por eso que la contaminación en las ciudades es un grave problema. Es también la razón por la que se recomienda usar mascarillas cuando hay alerta de enfermedades altamente contagiosas. Esta realidad del aire aplica por igual a lugares cerrados, siendo su efecto aun más fuerte en estas circunstancias al tratarse muchas veces de un aire reciclado que recircula continuamente recogiendo partículas, patógenos y otros elementos que a menudo resultan invisibles pero que tiene  efectos reales sobre la salud y el bienestar. 

En el área laboral existe una condición llamada “síndrome del edificio enfermo” que explica perfectamente el por qué llegamos sanos y salimos enfermos de nuestras oficinas. Este síndrome es definido por la Organización Mundial de la Salud como  un conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados, determinando de paso que un 30 por ciento de los edificios del planeta lo padecen.

Las molestias que solemos sentir en una oficina o cualquier espacio cerrado suelen originarse en en la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bioaerosoles, entre otros agentes causales identificados. 

Estos elementos no solo nos hacen sentir mal, sino que tiene un impacto a nivel de productividad, llegando a determinar un estudio realizado por la universidad de Berkeley que las pérdidas de rendimiento por este concepto pueden superar hasta el 25 por ciento. 

Edificio Vidrio

Se estima 30% de los edificios en el mundo están enfermos. El tuyo podría estar en la lista.

Se ha asociado el síndrome del edificio enfermo a dolores de cabeza o cansancio, fatiga mental, náuseas, mareos y vértigos, síntomas que muchas veces llevan al ausentismo, ambientes ineficientes y pobres resultados. Se ha asociado igualmente esta condición a un aumento de los casos de asma, aparte de que juega un papel en enfermedades tan raras como la llamada sensibilidad múltiple a químicos, también conocida como MCS por sus siglas en inglés.

Un elemento clave en el tema del edificio enfermo es el sistema de aire acondicionado y el mantenimiento brindado al mismo. Esto es de suma importancia porque cada vez que respiramos el 25 por ciento del oxígeno que recibimos se va directamente al cerebro y el resto se distribuye en el cuerpo.

Respecto a este tema, George Fondeur, director comercial de Daikin para República Dominicana, comenta que la correcta instalación de sistemas de aire acondicionado es el tratamiento que se debe dar a un edificio enfermo. La instalación de equipos inadecuados o el uso de una instalación deficiente agudiza el problema.

Una oficina o centro laboral necesita soluciones de climatización flexibles que permitan regular la temperatura, humedad, corrientes, flujos de aire, etcétera, y así crear el ambiente adecuado para lograr un mejor desempeño laboral en la oficina, cuidando la salud de quienes la integran.- George Fondeur, director comercial de Daikin para República Dominicana.

Fondeur recuerda además que el mantenimiento es de primera importancia para asegurar que el sistema de climatización cumpla con su rol de brindar aire de calidad y libre de contaminantes en la mayor medida posible.