Home Recomendaciones Centros de datos: cómo bajar su costo total de propiedad

Centros de datos: cómo bajar su costo total de propiedad

por Rocio Diaz

A medida que el mundo se ha ido volviendo digital, con amplia presencia de websites y novedosas formas de resolver casi cualquier asunto online, los centros de datos se han convertido en uno de los principales activos en el entorno de Tecnología de la Información (TI).

Pese a su evidente utilidad, estos centros a menudo tienen una debilidad: la estructura de costos asociada suele ser muy elevada por una combinación de instalación, mantenimiento, seguimiento y actualización.

En un diseño tradicional de centros de datos la infraestructura incluye una capacidad adicional de alimentación y refrigeración que sirve para casos de necesidad pero que en la práctica muchas veces se desperdicia. Esto ocurre así previendo el hecho de que auemntar estas variables una vez el centro está en funcionamiento resulta muy complicado y costoso. El resultado de esta planificación adelantada son costos de capital inicial más elevados y un centro de datos que pudiera llegar a ser crónicamente ineficiente.

La tendencia actual en centros de datos es una instalación de módulos prefabricados. Esta forma elimina el sobredimensionamiento comentado en el párrafo anterior porque facilita ampliar o reducir la capacidad en función de la demanda dinámica real. Esto, combinado con tecnologías de alimentación y refrigeración eficientes e integradas, permite obtener un ahorro en el costo total de la propiedad de alrededor de 30 por ciento en comparación con un centro de datos convencional.


Además de evitar el exceso de capacidad y buscar alternativas modulares, Schneider Electric comparte estos consejos para reducir costos y aumentar eficiencia:

  • Enfriadora con economizador: Actualmente, los centros de datos de tamaño medio y grande emplean enfriadoras de agua con torres de refrigeración. La arquitectura basada en una enfriadora con economizador evita los costos iniciales y reduce los costos de explotación. La adición de un modo de economizador reduce el costo energético porque utiliza de manera indirecta el aire exterior para refrigerar el centro de datos.
  • Núcleo y envolvente de menores dimensiones: Los edificios tradicionales se diseñan pensando en las personas, por lo que la especificación de las salas eléctricas o mecánicas de un edificio puede ocupar entre cuatro y cinco veces más superficie de la necesaria para cumplir con los requisitos del código de edificación local, con los consecuentes recursos extras necesarios. La naturaleza compacta de los módulos prefabricados y prediseñados puede albergar más equipos dentro de una “envolvente” física más pequeña, lo que supone un ahorro considerable y un mejor control de funcionamiento, ya que no está expuesta a la influencia de otros sistemas, como la climatización del edificio. Así se evitan cargas como el exceso de refrigeración o las luces compartidas si está en una zona de oficinas.
  • Gestión de refrigeración estándar integrada: Los componentes de refrigeración tradicionales están sobredimensionados para cubrir las incertidumbres de rendimiento que implican los sistemas exclusivos con controles personalizados. Un diseño con gestión integrada estándar hace más predecible y fiable el funcionamiento de la planta de refrigeración.