Home Curiosidades Crea la ilusión de encuentros cara a cara con este sombrero

Crea la ilusión de encuentros cara a cara con este sombrero

por Rocio Diaz
texting hat

¿Se te dificulta mantener el contacto cara a cara cuando sales con tus amistades? Es posible que el chisme por Twitter esté más interesante que la conversación de sobremesa de tus colegas, pero ello no justifica el mantener la cara pegada a la pantalla del smartphone, sobre todo cuando hay un funcional sombrero para los fines. 

Llamado simplemente Texting Hat, este sombrero en su parte superior tiene la cara impresa de quien lo usa. ¿Cuál es la idea? Muy simple: cuando estamos ocupados viendo el smartphone, ya sea jugando, chateando, revisando las redes o haciendo check-in, estamos con la cara hacia abajo, de manera que nuestro interlocutor apenas ve nuestro cabello. Con el sombrero, al estar la cara en esa posición, queda resuelto este impasse de inmediato.

Si tienes dudas de lo útil que podría ser un Texting Hat, chequea este corto del director y escritor Brad Hasse, que de una manera muy realista y práctica demuestra la realidad de hoy con tantos smartphones y entretenimiento a la mano.

Según el site de Texting Hat, la demanda por el sombrero ha sido tan alta que sugieren a los interesados hacer su propia versión. De todas formas, se provee una dirección de correo electrónico para quienes insistan en averiguar. Esto, por supuesto, ha de ser un chiste, pero no deja de tener cierto dejo de realidad. Después de todo, tal como dicen sus creadores, va por la línea de multitasking, un concepto que está siempre de moda en estos ámbitos.

Tener la cabeza constantemente abajo, lo que contribuye a desarrollar papada, es tan solo una de las muchas formas en que el smartphone ha cambiado la vida de millones de personas. Chequea en este video de Casi Creativo otras más.

ACTUALIZACION: Puedes comprar tu propio Texting Hat por 40 dólares. El proceso de creación toma de 2 a 3 a semanas. Envíos internacionales empezando en 5 dólares para Estados Unidos y 10 dólares para el resto del mundo.