Home Climatización Cuatro señales que advierten humedad excesiva en el hogar

Cuatro señales que advierten humedad excesiva en el hogar

por Rocio Diaz
lluvia

A mediados de este mes de noviembre, cuando se supone que la temporada ciclónica está a punto de finalizar, se da una peculiar situación en el Atlántico, con especial incidencia en Centroamérica y el Caribe: las tormentas siguen formándose, llegando a convertirse en huracanes de envergadura, como se vio con Eta y como se prevé ocurrirá con Iota.



Toda esa lluvia, y la nubosidad que la suele caracterizar, se hace acompañar de un fenómeno que no tarda en manifestarse, provocando, de paso, serios inconvenientes.

Hablamos de la humedad, que incide en la calidad del aire que respiramos y en la integridad del entorno. Para entender esto, basta con pensar en varios escenarios donde la humedad juega un rol: la ropa lavada tarda en secarse más, la sal se compacta, la pintura comienza a levantarse y hasta el pelo lleva lo suyo.

Más allá de estas molestias, el exceso de humedad en el hogar puede promover diversas enfermedades respiratorias causadas por hongos y bacterias, y esto es algo a lo que debe prestarse la debida atención. Expertos en climatización de Daikin aseguran que una tasa de humedad relativa elevada puede causar además procesos alérgicos y somnolencia, lo cual no resulta nada divertido.

La mejor forma de combatir el exceso de humedad es ventilando el lugar, pero, ¿cómo saber si tenemos ese problema para empezar? A continuación, cuatro señales indicativas de esta condición.

  1. Deterioro de la madera. Un signo de la presencia excesiva de humedad en tu hogar es el deterioro de la madera presente en ventanas, pisos, puertas, rodapiés y otros acabados. El contacto con el agua hace que la madera se deforme o incluso se pudra. Esto también es visible en los revestimientos de yeso y las paredes de paneles de yeso, que pueden romperse y causar accidentes domésticos. La humedad también puede estar presente detrás de la cerámica y recubrimientos, causando manchas y descamación.
  1. Condensación en ventanas. ¿Conoces el aspecto “sudoroso” del baño después de la ducha? ¿O cristales de ventana a temperaturas más bajas? La condensación es el proceso en el que el agua cambia de un formato gaseoso (vapor) a un estado líquido al cambiar la temperatura. En este caso, cuanto mayor sea la presencia de humedad en el ambiente interno, más recurrente será la aparición de gotitas en los cristales. Por lo tanto, ten en cuenta que si esto ocurre de manera frecuente en tu hogar debes garantizar un ambiente más ventilado.
  1. Electrodomésticos y electrónicos dañados. La humedad excesiva puede perjudicar el funcionamiento de tus electrodomésticos siendo uno de los principales agentes causantes de defectos y cortocircuitos. El televisor, microondas, computadoras e incluso smartphones y tabletas en contacto con partículas de agua del medio ambiente pueden dañarse.
  1. Fuerte olor a moho. El moho es causado por hongos que proliferan con la humedad y generan un olor fuerte e irritante. Incluso, puede desencadenar crisis alérgicas y la aparición de inflamación y otras enfermedades más graves en el sistema respiratorio.