Home Streaming El streaming evoluciona y hasta se hace invasivo

El streaming evoluciona y hasta se hace invasivo

por Rocio Diaz
Streaming

Aquí viene una idea que para muchos podría lucir absurda y hasta invasiva: una plataforma de streaming especializada en estrenos y otros contenidos exclusivos que además de cobrar por el derecho de admisión se asegura de que no haya contrabandos o paracaídas en la sala, tal como ocurriría si vamos a un cine de manera presencial.

La plataforma, llamada Venue, es una de las tantas ideas que han surgido en medio de la pandemia por la COVID-19 que buscan tomar ventaja del hecho de que la gente está haciendo casi todo desde sus casas, incluyendo entretenerse y divertirse.

No resulta para nada extraño que la oferta a nivel de plataformas de streaming no solo haya aumentado en los meses que llevamos en pandemia, sino que se haya intensificado el nivel de competencia entre los jugadores que participan en ese espacio. Tampoco sorprende que varios estudios hayan optado por prescindir de estrenos en cines e irse directamente por la vía de streaming en exclusiva, como pasó con Trolls World Tour y Mulan.

De más está decir que los cines no quedaron nada conforme con esta movida hacia streaming en exclusiva, pero la situación realmente no daba cabida a lo que hasta ese momento era la norma, y eso inmediatamente planteó la triste realidad de que los cines están en desventaja en la pospandemia, mientras que el streaming tiene ahora numerosas oportunidades de desarrollo y evolución.

Una de esas oportunidades de desarrollo y evolución podría ser un producto como Venue, o al menos así lo ve el fundador y CEO de XCINEX, la startup responsable de esta plataforma. Aun cuando Venue es un producto que surgió a mediados de 2020, XCINEX como tal existe desde 2012, enfocada desde en ese entonces en ofrecer una experiencia premium de streaming.

Venue es como ir al cine o a un evento en vivo -una pelea de boxeo o un concierto, por ejemplo- en el sentido de que cada espectador debe pagar por su derecho de entrada. La diferencia es que se está pagando por disfrutar de esos contenidos en el hogar, y es ahí donde entra en conflicto el modelo de operación de Venue, pues como parte del sistema hay un aparato equipado con tecnología para hacer un conteo de los presentes en el cuarto, sin llegar a identificar a los presentes por vía de reconocimiento facial.

¿Qué pasa si Venue detecta que hay más gente que boletos adquiridos en el cuarto? Sencillo: la programación es detenida hasta que coincidan las caras con la cantidad de boletos adquiridos.

Bajo este modelo, XCINEX pretende atraer a productores de películas y otros contenidos con un sistema que es bastante similar al cine en cuanto a control de admisiones y ganancias por cabeza, pero por el lado del consumidor esta idea no resulta del todo atractiva, tanto que hay quienes lo ven como un engaño o fraude.

Para lucir aún más atractiva que un cine, Venue tan solo retiene el 20 por ciento del valor del boleto, el cual es decidido por el tenedor de los derechos del contenido. Por lo general los cines dividen las ganancias 50-50, así que, por ese lado, ya saldrían ganando los responsables de esas producciones.

La gran pregunta: ¿funcionarán las cosas como prevé XCINEX? Cada boleto comprado a través de esta plataforma funciona como lo haría en el cine: única función, lo que significa que el contenido adquirido no puede verse otra vez, a menos que se vuelva a comprar la boleta. Para mucha gente, esto no haría sentido desde su propio hogar, a no ser que se haga acompañar de algunos extras.

La ventaja de Venue respecto a servicios más tradicionales de streaming como Netflix es que, posiblemente, los estrenos sucedan primero en esta. De momento, esta plataforma sigue en desarrollo y XCINEX trabaja la parte de entablar relaciones con las grandes productoras para tener un catálogo disponible al momento de su lanzamiento en el cuarto trimestre de 2021. Si te intriga y deseas invertir, hay una campaña abierta en Wefunder.