Home CES 2020 ¿En el baño y sin papel? Este robot de Charmin puede ser tu héroe

¿En el baño y sin papel? Este robot de Charmin puede ser tu héroe

por Rocio Diaz
©AP

A todos alguna vez nos ha ocurrido que llevamos prisa por ir al baño y, una vez aliviados, nos damos cuenta de nuestro error de cálculo: no hay papel en el rollo para limpiarnos. ¡Rayos! ¿Y ahora qué hacemos? 



Dependiendo del caso y las circunstancias, a veces solo nos queda ser creativos o bien aceptar el error y pasar un rato desagradable en lo que se resuelve dignamente. Si tenemos la suerte de estar en casa o en compañía de alguien de confianza, pues voceamos para pedir auxilio. Y si estamos solos, pues salimos momentáneamente del baño y resolvemos. 

Ninguno de los escenarios planteados más arriba es agradable o cómodo, y quizás por lo común de la situación, Charmin en CES 2020 se botó mostrando Rollbot, un robot con la cara del oso que da vida a la marca cuya única función es llevar un rollo de papel al pobre infeliz atascado en un baño con su dignidad en veremos. 

¿Cómo sabe Rollbot que alguien está a falta de papel de baño? Sencillo: se le avisa por smartphone, vía una app para los fines, y, antes de poner cara de asco ante la idea, tan solo pónganse a pensar en la cantidad de gente que va al baño en oficinas, restaurantes y centros comerciales con su teléfono en las manos. Es más, hay gente que llega al colmo de tomar llamadas mientras están dentro del cubículo, por tanto el equipo de investigación y desarrollo de Charmin tan solo se está guiando del comportamiento habitual humano. 

Rollbot forma parte de una serie de iniciativas experimentales del GoLab de Charmin, una marca que forma parte del universo Procter & Gamble. Tan como sugiere la etiqueta “experimental”, no hay planes de poner este robot a la venta, aunque nunca se sabe. La idea, mientras tanto, es una mirada a las posibilidades a explorar y explotar alrededor del uso del baño. 

En igual categoría experimental cae SmellSense, un sensor electrónico de olores que evalúa la situación aromática de un baño para así alertar al usuario antes de ir y recibir esas bofetadas invisibles que hacen que se nos quiten las ganas de hacer cualquier cosa.