Home Local Entonces, ¿en qué quedamos con Altice Dominicana?

Entonces, ¿en qué quedamos con Altice Dominicana?

por Rocio Diaz
altice-RD

Tras cinco meses de operación en calma, con alguno que otro lanzamiento y anuncios de importantes inversiones en el sector de las telecomunicaciones, el rumor de la venta de Altice Dominicana reapareció hoy con fuerza, poniendo en entredicho algunos de los planes comunicados por la compañía.

Esta vez la noticia fue distribuida por Business Wire y daba detalles del acuerdo de exclusividad establecido por Altice -la compañía matriz- con la francesa Tofane Global para la venta de sus negocios de voz en Francia, Portugal y República Dominicana.



Por un tema de traducción, uso de lenguaje poco claro y el rumor previo surgido en noviembre pasado de la venta de Altice Dominicana, medios y usuarios locales dieron por hecho la venta y asumieron que dentro de unos meses la presencia de Altice sería sustituida por Tofane Global, con todas las implicaciones que ello conllevaría a nivel de comunicación, adaptación y afianzamiento de la marca en el país. Sin embargo, según comunicado de la propia Altice Dominicana, las cosas no son como se ha planteado.

De manera categórica, y sin perder tiempo, Altice Dominicana distribuyó un comunicado donde aclara que “la transacción refiere exclusivamente al mercado de llamadas de larga distancia, el cual no es estratégico hacia nuestro grupo y por lo tanto no posee ningún impacto en nuestras operaciones locales”.

altice for sale

Este rumor ha resurgido con fuerza. Solo el tiempo dirá su desenlace

¿Será cierto que esta transacción no afectará las operaciones locales de Altice Dominicana? Veamos el asunto por partes. Tofane Global, conformada en 2017 por el ex jefe de Orange International Carriers, es una empresa francesa de telecomunicaciones especializada en servicios de interoperación. Visto así, las declaraciones de la parte local de Altice hacen sentido, pero entonces, surgen otras cuestiones, empezando por el rumor que hizo presencia en noviembre pasado, justo cuando se formalizó la fusión de Tricom y Orange bajo Altice Dominicana.

Altice, la compañía matriz, lleva varios meses bajo presión de accionistas por la enorme deuda que ha acumulado como parte de su estrategia de crecimiento. La misma, según reportes, asciende a más de 50 mil millones de euros, motivo por el cual está en un proceso de reestructuración que implica vender partes no esenciales del negocio. Así, por ejemplo, en diciembre pasado Altice vendió su operaciones de centro de datos y de soluciones de telecomunicaciones en Suiza a InfraVia Capital Partners.

Si lo que busca Altice es recuperar capital para bajar la deuda, entonces quizás no haga sentido la venta de la parte de llamadas de larga distancia, más cuando la nota de Financial Times indica en su penúltimo párrafo que busca comprador para sus redes en República Dominicana, una movida que SI implicaría cambios a niveles más profundos y que tocarían directamente al cliente.

En su comunicado Tofane Global hace énfasis en que de manera conjunta los negocios de voz de Altice en Francia, Portugal y República Dominicana  -ahora agrupados bajo “Altice International Wholesale” en referencia a sus actividades interoperacionales en esos mercados- generaron un tráfico de 14 mil millones de minutos internacionales de voz.

Aún cuando Altice Dominicana dice que el mercado de llamadas de larga distancia no es estratégico, el dato ofrecido por Tofane Group no deja de ser llamativo, y ciertamente explicaría por qué con esta operación se convierte en el tercer proveedor más importante de interoperaciones a nivel de voz y móvil.

¿Habrá Altice para rato en República Dominicana? En base a información servida por medios internacionales, y dados ciertos antecedentes y contextos, la respuesta parecería ser que no, que la venta en algún momento tomará lugar. Mientras tanto, solo nos queda tomar la palabra de sus representantes locales y esperar que con la misma fuerza que aclararon el tema hagan algo por subir el nivel de los servicios y atenciones que ofrecen. Es, después de todo, lo que merece el mercado dominicano de parte de cualquier proveedor.