Home Fotografía Fotos por siempre enfocadas con Lytro

Fotos por siempre enfocadas con Lytro

por Rocio Diaz

En estos tiempos, tomar una foto puede ser una acción muy sencilla que se logra con cualquier cámara, desde la que integra el teléfono hasta una de las denominadas point-and-shoot. Son cámaras diseñadas para hacer todo el trabajo y que la gente simplemente apriete un botón, y listo.

Si bien la mayoría de las cámaras de bolsillo integra una serie de funciones que pueden ser ajustadas manualmente, el grueso de los usuarios opta por usarla en modo automático, en parte porque es más fácil y porque se requiere de algún conocimiento básico de la fotografía para hacer un manejo exitoso de las variables que se ofrecen.

Fuera del mal manejo del flash, que casi siempre da como resultado fotos sin vida en actividades nocturnas, el problema más común entre fotógrafos aficionados (y los no aficionados, aunque a veces lo hacen a propósito) son las fotos desenfocadas. Con todo y que las cámaras de ahora vienen con una pantalla que permite ver el resultado final, a veces tenemos un único chance de captar un momento que quizás no se repita, como cuando llega un ave de improviso a donde estamos o cuando los chicos hacen cosas inesperadas.

Por la prisa con que suelen tomarse estas fotos únicas, sucede con frecuencia que quedan desenfocadas, y es en esos momentos que daríamos lo que fuera por arreglarlas o tener una segunda oportunidad. Aún cuando existen programas que mejoran las fotos desenfocadas, la verdadera respuesta a esta situación yace en las propias cámaras.

Cuatro años atrás los laboratorios Mitsubishi lograron avances en este aspecto al desarrollar una cámara con un lente con profundidad de campo diez veces mayor a lo normal y que integraba entre lente y cámara una diapositiva con un patrón impreso de siete filas y siete columnas con cuadros transparentes y otros bloqueados. Esta diapositiva es una apertura enmascarada que aprovecha el campo de luz para ampliar la información recibida por el lente, lo que permite enfocar la foto una vez tomada a través de software especial integrado a la cámara o en una PC.

Lo anterior indica que la clave para manejar el foco tiene que ver con el campo de luz. Lytro, una compañía basada en Mountain View, California, ha desarrollado una revolucionaria cámara equipada con un sensor de campo de luz que capta por separado el color, intensidad y dirección vectorial de los rayos de luz, información que cámaras convencionales no captan porque sus sensores suman los rayos de luz y los registran como uno solo.

Como se usa todo lo que ofrece el campo de luz, las fotos captadas con Lytro pueden enfocarse como más le plazca al dueño después de haberlas tomado, una y otra vez. Toda esa información adicional que captan los sensores permite además captar mejores fotos en ambientes de poca luz. Las cámaras Lytro, además de integrar un sensor especial, sustituyen componentes tradicionales por software que procesa la información captada por los sensores. Miren ejemplos en esta galería de fotos.

De momento las cámaras Lytro sólo funcionan con equipos Mac. Hay dos modelos disponibles: uno rojo de 16 GB (750 fotos) por 500 dólares y el otro de 8 GB (350 fotos) en gris y azul eléctrico por 400 dólares. Los pedidos pueden hacerse desde ya a través de www.lytro.com/camera, con la advertencia de que serán entregados a partir del inicio de 2012 y sólo en Estados Unidos. Más detalles y más ejemplos de fotos en www.lytro.com.

ACTUALIZACION OCTUBRE 2017: Lytro ha descontinuado la fabricación y distribución de estas cámaras de campo de luz para fotografía con la finalidad de enfocarse en soluciones de este tipo para cinematografía y video.