Home EmTech Caribbean 2018 Genética será la clave de la medicina en un futuro

Genética será la clave de la medicina en un futuro

por Rocio Diaz
genomica-1024x630

Desde sus primeros estudios a finales del siglo 19, la genética es un campo de la ciencia que ha fascinado a la humanidad, con importantes avances que incluyen el descubrimiento de la estructura del ADN en la década de 1950, clonación de la oveja Dolly en 1996 y la primera secuencia del genoma humano en 2003.

Los genes son fascinantes. Aparte de ser la razón tras los rasgos que definen a cada persona, desde su estatura y color de ojos hasta comportamiento y habilidades, ofrecen la clave para entender el porqué de ciertas enfermedades que se consideran catastróficas y que usualmente son el resultado de una mutación genética que no siempre manifiesta síntomas en aquellos que la portan.



El tema de la genética es complejo, pero ello no impide a científicos adentrarse más y más para develar sus secretos y aplicarlos incluso en el desarrollo de tratamientos y terapias. Existe también una tendencia de utilizar esta información para predecir posibles padecimientos futuros, siendo el objetivo en el mediano o largo plazo poder hacer ajustes a nivel embrionario para garantizar un máximo de salud a la criatura por nacer.

Por planteamientos como este último -el de los ajustes a la medida- el tema de los avances en genética, específicamente en la genómica, resulta un tanto controversial. Gente de pensamiento tradicional y creyente en posturas religiosas tiende a verlo como una especie de “jugar a dios”, mientras que otros ven la utilidad pero temen asimismo un uso indebido y hasta poco ético de estas tecnologías.

La genómica, un campo interdisciplinario de la biología molecular que se enfoca en la estructura, funcionamiento, evolución, mapeo (el famoso secuenciado del genoma) y edición de genomas, es uno de los más activos en lo que respecta a innovaciones médicas. Para que se tenga una idea del potencial, existe en Reino Unido un biobanco que guarda la información de 500 mil personas para fines de estudios genéticos, con todas las consecuencias que ello podría implicar para el futuro del cuidado de la salud y entendimiento del cuerpo humano y sus mecanismos.

Antonio Regalado, editor de biomedicina de MIT Technology Review, comentaba en el panel “El Futuro de la Medicina” de EmTech Caribbean 2018 que la predicción genética es el futuro inmediato que enfrenta la humanidad en este escenario. Siendo el caso que hay 5,000 genes asociados a enfermedades humanas, hace sentido que se preste tanta atención a este campo.

Carrie Blout, de Genomes2People, una firma dedicada a la realización de pruebas genéticas, hizo un recuento de la evolución del costo asociado a una secuencia del genoma: la primera vez que se completó (2003) el costo fue de 2.7 mil millones de dólares. Ahora, 15 años después, ronda los mil dólares. Avances en tecnología y un aumento en el interés del público por conocer su composición genética explican el fenómeno.

El secuenciado genómico actualmente se usa para diagnóstico de enfermedades poco comunes y terapias dirigidas. En un futuro cercano podría aprovecharse para monitoreo de la población con la finalidad de detectar potenciales enfermedades e impulso de fármacos basados en genética. A largo plazo, y quizás no del todo aceptado por la sociedad, puede que sean una realidad los llamados “bebés de diseño”.

Contaminación, malos hábitos, abusos en ganadería, exceso de pesticidas y la conveniencia de la comida procesada son factores que contribuyen a un percibido aumento en la incidencia de enfermedades que décadas atrás simplemente resultaban desconocidas. El cáncer en sus diferentes formas es ahora mismo una especie de enemigo público que se manifiesta principalmente en economías emergentes de bajos y medios ingresos, representando este grupo el 65 por ciento de los casos, según compartió Katerina Mantzavinou, del MIT, en la conferencia.

Bajo estas circunstancias quizás sea lo mejor que la genómica siga impulsándonse, conjuntamente con la adopción de mejores hábitos para con nosotros mismos y el planeta.