Home Realidad Virtual Hacia una experiencia de realidad virtual más natural

Hacia una experiencia de realidad virtual más natural

por Rocio Diaz
Experiencia realidad virtual

Bajo la promesa de mundos fantásticos y experiencias inmersivas de videojuegos hay todo un empuje hacia realidad virtual que ha resultado en diversas propuestas tanto a nivel de equipos como de contenidos, impulsando de paso la adopción de cámaras de 360 grados.

De momento una experiencia de realidad virtual implica usar un casco que en la mayoría de los casos es pesado y necesita conectar a un equipo -sea una PC o un smartphone-, preferiblemente con cables.

Visualmente hablando, a la realidad virtual aún le falta mucho por recorrer para ofrecer gráficos tan nítidos como los que vemos en el mundo real. Latencia, pixelaje e incluso la distancia entre los ojos y el campo de visión que brindan los cascos son factores que contribuyen en este punto. Si a esto sumamos que para poder interactuar en esos mundos virtuales se requiere de la ayuda de sensores y controladores junto entonces ya vemos por qué, hasta ahora, estas experiencias no se sienten del todo naturales.

Hay una tendencia a eliminar intermediarios físicos entre usuarios y tecnología, siendo esta la base del desarrollo de la industria de wearables y de tecnologías touch en el caso de teléfonos, tabletas y PCs. Control de gestos, modelaje 3D y proyecciones también forman parte de este conglomerado, que también tiene cabida en la realidad virtual, tal como demostrara Intel esta semana con Project Alloy.

Aunque no prescinde del todo de intermediarios, pues el componente principal de Project Alloy es un casco, Intel simplifica la experiencia al eliminar cables, controladores y otros accesorios. Para ello la compañía integra en el dispositivo cámaras RealSense de computación perceptiva con los componentes necesarios para brindar una plataforma virtual cómoda y que invita a la exploracion e interacción de la forma más natural posible.

Al no tener la limitación de cables ni requerir del uso de guantes especiales el usuario de Project Alloy puede caminar libremente en su mundo virtual e incluso integrar objetos del mundo real de una manera fluida. Es una experiencia que Intel llama realidad fusionada o combinada y que guarda cierta relación con la visión de Microsoft con sus HoloLens, que combina realidad virtual y aumentada para escenarios más enriquecidos.

Project Alloy estará disponible para socios Intel hacia finales de 2017, lo que daría la idea de que aplicaciones reales y prácticas se verían quizás en 2018. En lo que esta plataforma se desarrolla hay otros proyectos a los que vale la pena dar seguimiento, siendo Magic Leap uno de los más llamativos, así como la propuesta del fabricante chino Dlodlo, que presentó este mes unas cómodas gafas para realidad virtual.