Home Opinión ¿Hasta qué punto es aceptable el uso de tecnología en manejo de personal?

¿Hasta qué punto es aceptable el uso de tecnología en manejo de personal?

por Rocio Diaz
Machine Brain

Poco a poco nos vamos acercando a una verdadera sociedad distópica y, ¿qué creen? A la cabeza están los culpables habituales: Amazon, Facebook y demás.

¿Sabían ustedes que en Amazon el tema de recursos humanos es manejado mayormente por algoritmos? Se trata de un sistema automatizado que tiene la potestad de contratar, evaluar y despedir empleados, quienes están siendo monitoreados constantemente.

Una máquina jamás se compara a un humano en términos de comprensión, empatía y toma de decisiones en base a evidencia o circunstancias.

Estos sistemas automatizados toman decisiones en base a data recolectada, sin detenerse a entender razones detrás de posibles fallos o retrasos del personal.

¿Es justo esto? No solo hacen un monitoreo constante estas máquinas, cual Big Brother, sino que evalúan y asignan mala nota de manera hasta cierto punto antojadiza. La gente, con sobrada razón, se siente una ficha más y no un ser humano como tal.

La razón tras la implementación de estos sistemas automatizados es la siempre: abaratar costos.

Bot Work
Hace rato que nos encaminamos a esto

Sale más caro tener supervisores o una oficina dedicada para el tema de Recursos Humanos cuando una máquina resuelve todo, incluso la contratación puntual de nuevos empleados para evitar disrupciones.

Por supuesto, Amazon no es la única que se decanta por la tecnología para estos fines. Microsoft es una que para 2023 obligará a integrar cámaras frontales en laptops para su herramienta de seguimiento de personal.

No olviden que, durante la pandemia, por el asunto del teletrabajo, se pusieron de moda aplicaciones invasivas que dan seguimiento al empleado a nivel de páginas visitadas, uso del teclado y movimiento de ojos.

Si se preguntan qué pinta Facebook en todo esto, aquí viene la joya: esta plataforma está pensando en implementar bots de conversación cuyo objetivo sería evaluar el estado de ánimo y nivel de conformidad de empleados en una organización.

Estos bots reemplazarían las encuestas que con alguna frecuencia se distribuyen entre empleados en organizaciones para determinar el estado de ánimo en general y otros detalles del ambiente laboral.

No es una mala idea el tema de estos chatbots, pero viniendo de Facebook, sabemos que encierra oportunidades para Mark Zuckerberg seguir maquinando y sacando provecho a data provista por la gente. Esto ni es deseable ni es justo.