Home Impresión Impresión sin tinta, una alternativa que ahorra costos

Impresión sin tinta, una alternativa que ahorra costos

por Rocio Diaz
Inkless

Lejos de desaparecer por efecto de alternativas digitales, la impresión de documentos sigue más que vigente, con una mayoría estimada (80 por ciento) consistente en reproducciones monocromáticas. 

Los costos de la impresión son bien conocidos: aparte de la inversión en equipo (relativamente barato, según el modelo y las circunstancias) y mantenimiento hay gastos recurrentes asociados a consumibles, específicamente papel y tinta.

De estos dos elementos el mayor gasto lo representa la tinta, sea esta en formato de cartuchos compactos o tóners de gran tamaño. Consumidores de hogar y oficina a menudo se quejan del poco rendimiento que en cantidad de hojas impresas dan estos consumibles, pese a que a través del tiempo se han realizado mejoras en ese sentido.

Cartuchos de tinta

Los típicos consumibles de una impresora

Aparte del costo de compra, la tinta tiene un impacto a nivel medioambiental, motivo por el cual fabricantes como HP y Xerox tienen sendos programas de recolección y reciclaje, pero estos no funcionan en todas partes del mundo.

Pese a que la tinta lleva alrededor de 4,000 años en uso, hay alternativas de impresión que prescinden de ella, pero no son tan populares por las limitantes que suelen presentar a nivel de calidad y de insumos.

Un ejemplo que no requiere tinta son las máquinas de fax que usan papel térmico especial que reacciona al calor. La calidad de impresión no es la mejor, pero es legible, aparte de que estos procesos han sido perfeccionados, siendo un ejemplo más moderno Zink.

Pese a que estas alternativas no emplean tinta, es necesario comprar insumos. Algunas máquinas de fax usan una cinta que se derrite, mientras que Zink requiere de un papel especialmente tratado. Una propuesta más económica en ese sentido es Inkless, una impresora que emplea la carbonización para reproducir texto e imágenes a blanco y negro.

La carbonización básicamente consiste en quemar el papel con un rayo láser infrarrojo de alta precisión. Es una idea desarrollada por dos graduados de la Universidad Tecnológica de Delft (Holanda), quienes crearon una startup -Tocano- a fines de comercializarla.

El principal atractivo de Inkless es que no requiere consumibles, lo que ayudaría a ahorrar costos y, de paso, a preservar el medio ambiente. Esta funciona con papel normal, cartón y similares.

Inkless solo funciona para impresiones a blanco y negro, pero aún en instancias donde se imprime a color puede ayudar a reducir costos. Después de todo, alrededor del 80 por ciento de  las impresiones a nivel general son a blanco y negro.