Home Crowdfunding Jompéame: el crowdfunding llega a RD

Jompéame: el crowdfunding llega a RD

por Rocio Diaz

La gente creativa a menudo tiene un problema que se convierte en obstáculo insalvable: no tiene fondos propios para desarrollar sus ideas y tampoco tiene acceso a fuentes crediticias, ya sea por falta de un historial o porque las condiciones son poco menos que favorables. ¿Qué hacer? Algunos optan por pedir dinero a sus familiares, otros hacen colectas públicas yendo televisión, periódicos y radio. Ultimamente hay una alternativa más: crowdfunding, que es básicamente la recolección de recursos a través de Internet, donde la audiencia es amplia y demuestra su interés por los proyectos en más de una forma.

Crowdfunding, como muchos otros fenómenos de este tiempo, surgió en Estados Unidos, siendo ArtistShare (2003), uno de sus primeros ejemplos. En los últimos años ha aumentado el número de plataformas existentes para los fines, contándose entre las más populares Kickstarter, Indiegogo y GoFundMe. Estas plataformas no se limitan al mercado estadounidense, lo que significa que se encuentran interesantes proyectos de cualquier parte del mundo, inclusive de República Dominicana, como fue el caso de Mirth, un videojuego presentado por Fidel Soto en Kickstarter.

¿Son siempre exitosos los proyectos presentados en estas plataformas de crowdfunding? No. Muchos factores entran en juego, siendo el principal de ellos el nivel de interés generado entre el público. Por supuesto, otro factor importante es qué tan grande es la meta y el tiempo de duración de la campaña. Ayuda bastante a la causa presentar la idea de una manera motivadora, apoyada visualmente con fotos y videos. Asimismo, es de orden presentar un presupuesto y la línea de tiempo estimada entre la recaudación de fondos y la conclusión del proyecto.

El modelo de crowdfunding no es solo presentar una idea con la intención de obtener fondos. Hay un sistema de recompensas que varía según el apoyo recibido, las cuales quedan sujetas a la recaudación final y si esta cumplió o no con las metas. Entran en juego también las políticas de la plataforma.

El caso dominicano: Jompéame

 ¿Estamos listos para abrazar el concepto de crowdfunding en República Dominicana? Dice un refrán por ahí que probando es que se sabe, y eso se ha dispuesto a hacer un grupo liderado por Katherine Motyka, fundadora de Jompéame, la primera plataforma de este tipo en el país.

001

Yoheli Joaquín, de Microsoft Dominicana, y el equipo de Jompéame: Katherine Motyka, Jaime Jon y Karla Castro

Motyka, quien asistió a la Universidad de la Singularidad, es una de las tantas emprendedoras dominicanas en presentar sus ideas y aportes en Startup Weekend. que justo el pasado fin de semana realizó su tercera versión en Santo Domingo. Jompéame fue uno de los proyectos ganadores de la segunda edición y ahora en la tercera edición ofreció su apoyo, una excelente forma de devolver algo a un público que en su momento le ayudó a realizar su proyecto.

Al igual que otras plataformas de crowdfunding, Jompéame requiere de una presentación formal de los proyectos y del establecimiento de  recompensas según el nivel del aporte. De ahí para allá, alcanzar la meta establecida dependerá mucho del creador del proyecto y la forma en que presente sus ideas.

La motivación de Motyka al presentar y desarrollar Jompéame como proyecto es una muy válida: la mayor parte de los empleos en República Dominicana son generados por las pequeñas y medianas empresas (PyMES), que aportan 1.5 millones de empleos al año. Si se toma en cuenta que la tasa de desempleo entre jóvenes ronda el 31.2%, se hace evidente que las PyMES no solo cumplen una importante función, sino que hacen falta más de ellas. En este punto, volvemos al tema inicial: mucha gente que tiene ideas pero no tiene los fondos para desarrollarlas. Jompéame, basada en la herramienta Azure de Microsoft, puede ser una buena plataforma de arranque.

002

Creadores de proyectos en Jompéame: Moisés Peláez, Rafael Mateo, David Frías y Olson Ortíz

Jompéame abre muchas posibilidades, sobre todo en lo que vendría a ser desarrollo local de aplicaciones, videojuegos y otros proyectos con un enfoque más novedoso y, en cierta forma, democrático. A modo de ejemplo, hay un proyecto actualmente en la plataforma, Pensare, que podría ser el equivalente a Coursera en cuanto a sus objetivos. Hay también un interesante proyecto que busca contar la vida de Duarte en formato cómic, enfocado a las generaciones más jóvenes.

Dénse una vuelta por Jompéame para que vean las ideas que están fluyendo y anímense a apoyar.

ACTUALIZACION: Jompéame se ha reenfocado para apoyar exclusivamente causas sociales. Apóyalos aquí.