Home Tecnología Lo que viene, según IBM

Lo que viene, según IBM

por Rocio Diaz

Un rápido vistazo al mundo de la tecnología y sus avances dan la idea de que para 2012 las pantallas flexibles que proponen Samsung y otras compañías van camino a ser una realidad. Por el lado de las redes sociales, estas van a seguir definiendo patrones de comportamiento y se prevé que van a tener una mayor incidencia sobre aspectos de la vida que a simple vista no guardan relación alguna con el componente social. Un buen ejemplo de esto serán los bancos, un sector donde ya hay indicios de análisis de potenciales clientes en base a las relaciones establecidas a través de sitios como Facebook, Twitter y LinkedIn.

Si bien llegar a estas conclusiones resulta fácil con la cantidad de noticias que han circulado sobre ambos temas, las pantallas flexibles y las redes sociales no son las únicas cosas a tomar en cuenta para 2012 y más allá. Desde el año 2006 IBM tiene por costumbre elaborar una lista de cinco predicciones para los próximos cinco años conocida como “Next 5 in 5”. Algunos elementos de la lista quizás resulten inesperados, pero hay evidencia para sugerir que bien pudieran ser factibles.

En efecto, hay dos elementos de la lista que llaman la atención y que de seguro alegrarán a mucha gente cuando sean una realidad. Entre otras cosas, IBM predice el fin de las contraseñas dentro de los próximos cinco años y prevé que estás serán sustituidas por mecanismos biométricos, algunos de los cuales ya están uso (lectura de huellas digitales, por ejemplo). Siendo el caso que una buena contraseña es aquella que combina letras, números y signos, y que no se repite en más de una cuenta, las contraseñas son un buen dolor de cabeza para mucha gente. Es común que la gente use contraseñas sencillas o fáciles de adivinar, y esto es algo que atenta contra la seguridad de sus sistemas e información.

En ese mismo tenor, IBM calcula que dentro de los próximos cinco años se cerrará la brecha digital de la que tanto se ha hablado. ¿La razón? La disponibilidad cada vez mayor de smartphones y otros dispositivos móviles que se conectan a Internet a precios asequibles. 10-7 años atrás solo importantes ejecutivos, entusiastas de las tecnologías y personas de buena posición social se daban el lujo de tener esta clase de dispositivos. Comprar un smartphone resulta hoy más fácil que abrir una cuenta bancaria y más barato que comprar una laptop, y si se mantiene esta tendencia IBM calcula que para 2016 el 80 por ciento de la población mundial tendrá uno de estos aparatos.

Por el lado de electrónica de consumo, IBM apuesta al desarrollo de dispositivos controlados por la mente, una tecnología que de por sí está en desarrollo y que ya se ha demostrado a nivel de prototipos. La idea es que con tan solo pensar en una acción (por ejemplo, llamar a una persona particular) los dispositivos la interpreten como una orden y la ejecuten de inmediato. Esta clase de dispositivos resultará particularmente útil en el cuidado de pacientes con algún desorden mental.

En un mundo donde la energía es cada vez más cara y costosa y en donde se buscan alternativas a las fuentes tradicionales la idea de que cada persona genere su propia energía resulta muy atractiva. IBM espera que dentro de los próximos cinco años se ponga de moda este concepto en la forma de generadores piezoeléctricos integrados en la ropa y dispositivos encargados de recolectar la energía cinética resultante de caminar, correr, montar bicicleta y otras actividades que requieren movimiento.

Por último, IBM prevé que la publicidad será cada vez más personalizada y que ya la gente no tendrá que rebuscar entre el spam que llega hasta sus correos, todo gracias a tecnologías de análisis que permitirán a las computadoras conocer mejor a sus usuarios y así filtrar información según sus gustos, preferencias e intereses.