Home Curiosidades Los perros conductores de Nueva Zelanda

Los perros conductores de Nueva Zelanda

por Rocio Diaz
Ginny

¿Se le puede enseñar a un perro a manejar un vehículo? Este video, que constituye un avance de una demostración que se hará el próximo lunes en Nueva Zelanda, demuestra que sí.

Poner perros a conducir, un proyecto llamado Driving Dogs, constituye un experimento del capítulo neocelandés de la Sociedad de Prevención de Crueldad Animal (SPCA), una organización internacional que trabaja con animales abusados y abandonados y cuyo trabajo abarca varios puntos: creación de conciencia, rescate de animales y servicios de adopción. El proyecto, además de demostrar el hecho de que los perros son criaturas inteligentes, busca cambiar la idea de que un animal rescatado de alguna forma u otra resulta inferior a otros que han corrido mejor suerte.

Para Driving Dogs fueron entrenados tres perros: Porter, cruce de Beardie de 10 meses de edad; Monty, cruce de Schnauzer gigante de 18 meses; y Ginny, cruce de Beardie Whippet de 1 año. En tan solo 8 semanas lograron dominar el arte de manejar tras haber sido entrenados en carretas de madera provistas de volante, pedales, ruedas y el típico asiento de conductor. Al finalizar el entrenamiento en estas carretas, los perros pasaron a un Mini Cooper especialmente modificado para permitirles maniobrar de acuerdo a sus características físicas.

La demostración en vivo de las destrezas de los perros conductores tomará lugar este lunes 10 de diciembre a las 7:00 p.m. hora Nueva Zelanda, lo que vendría siendo las 2 de la mañana por estos predios. Más información acerca de Driving Dogs en su página de Facebook, donde se describe la forma a en que fue modificado el Mini Cooper, se da a conocer al equipo de entrenadores, dirigidos por el psicólogo animal Mark Vette, y se cuenta la historia de cada uno de los perros que protagonizan la hazaña.

A pesar de lo interesante que resultaría ver a perros manejando, la SPCA y Mini Cooper advierten que nadie debería intentar esto en casa. Porter, Monty y Ginny fueron entrenados en un ambiente controlado por un equipo de profesionales que tomó todas las precauciones de lugar para garantizar la seguridad de los animales en cada momento.