Home Gaming Opinión: la controversial relación entre videojuegos y violencia

Opinión: la controversial relación entre videojuegos y violencia

por Marcos Almánzar
Battlefield-3-Game-Wallpapers

Pese a que los videojuegos son buenos para desarrollar habilidades motoras y la capacidad de pensamiento crítico orientado a la resolución de problemas, hay una tema que ha ido creciendo hasta convertirse en controversia: la violencia que suele caracterizar a algunos de sus títulos más populares. 

Según la creencia popular de padres, madres, tutores y autoridades educativas, los videojuegos, por su carga de violencia intrínseca, es una de las causas por las que los jóvenes exhiben comportamiento violento tendente a lo criminal. Es una teoría que se presenta hoy de la misma forma que se presentaba 30 años atrás, aún cuando en la actualidad se reconocen los beneficios de esta forma de entretenimiento.

La pregunta que trataré de responder en esta opinión es, ¿realmente nos hacen más violentos los videojuegos? Desde que surgió esta idea se han realizado varios estudios para comprobar si en efecto incitan a la violencia. El resultado ha sido el mismo para todos títulos medidos: no existe un enlace directo entre los videojuegos y la violencia de los jóvenes hoy en día. De hecho, tal como puede verse en el siguiente gráfico, la correlación es a la inversa, ya que a medida que aumenta el consumo de videojuego violentos disminuyen los actos violentos en ese grupo demográfico.

Relación entre el consumo de videojuegos violentos y la violencia entre jóvenes. Fuente: APA

 

La discrepancia y los datos incongruentes en las investigaciones que enlazaban los videojuegos con la violencia eran tantos que uno de los artículos que validaba la relación, llamado, “Boom, Headshot”, publicado en el Journal of Communication Research en el 2012, fue retirado de su base de datos pública.

La realidad es que hay evidencia insuficiente que vincule a videojuegos con violencia criminal de manera directa, conclusión a la que llegó en 2015 la Asociación Americana de la Psicología (APA), que a su vez hace hincapié en que no hay un factor de riesgo único que lleve a una persona a actuar de manera agresiva o violenta. Es una acumulación de factores de riesgo la que tiende a conducir a este tipo de comportamiento. Ahora bien, APA sí observa un vínculo entre videojuegos violentos y comportamiento agresivo, algo totalmente distinto.

Muchos atribuyen vínculo a videojuegos y violencia, pero la realidad es que varios factores inciden.

En vez de culpar a los videojuegos del estado violento de las cosas, deberíamos culpar a toda la programación de televisión y radio que nos rodea, programación que día a día nos incita a ser más vacíos. De igual manera abunda la música que nos dice andar fumado, bebido y con cuarto es a lo que todo joven debe aspirar. Por último, pero no menos importante, los programas que vanaglorian a personas que no aportan nada a la sociedad, optando por crear controversias que generan publicidad, seguidores y dinero.

No me malinterpreten. Así como existe programación mala existe la buena, programación de calidad y que aporta, pero en estos días todo está desproporcionado. La buena radio y la buena televisión pasaron a la historia, y culpar exclusivamente a los videojuegos por la violencia es una especie de chivo expiatorio.

Hoy en día se tratan obviar los problemas reales que existen en la sociedad, ya se trate de violencia doméstica, el dejar la educación de los jóvenes solamente a las escuelas, no controlar lo que ven, no castigar cuando es necesario y un largo etcétera. Todo esto es causado en la mayoría de los casos por la misma sociedad, que en comparación con décadas anteriores ha ido perdiendo o sustituyendo los buenos valores.