Home Privacidad Para bloquear fotos: Norte Fotostop

Para bloquear fotos: Norte Fotostop

por Rocio Diaz
norte_photoblocker_flashes

¿Cansado de ser etiquetado en fotos malas e indiscretas que la gente sube a Facebook sin averiguar? ¿Cansado de tener que estar dando explicaciones para justificar esas fotos que además de indiscretas fueron tomadas sin consentimiento alguno? ¿Cansado de estar borrando etiquetas por todo Facebook? A veces la gente que se pone a subir fotos de otros en Facebook no se imagina las consecuencias que esa acción pudiera tener en el futuro cercano, y aunque parece algo hasta cierto punto inofensivo, lo cierto es que abundan las historias de matrimonios que se fueron a pique, despidos laborales y reputaciones hechas pedazos a raíz de una sola foto.

Cierto es que salir a divertirse en estos tiempos puede ser un problema porque casi todo el mundo anda armado con una cámara, ya sea de bolsillo o integrada al teléfono, y se pone a disparar indiscriminadamente. Luego, sin importar que las fotos hayan quedado movidas, con mala iluminación o que muestren a la gente en poses poco favorables, las suben en Facebook, donde además las etiquetan y les añaden una descripción a su gusto. Todo un infierno social de consecuencias insospechadas que hace que cualquiera se pregunte cómo evitar esas fotos indiscretas sin dejar de divertirse. La respuesta, de momento, la tiene Cerveza Norte, una marca argentina que ha presentado Norte Fotostop para los fines.

Fotostop, también llamado Photoblocker para el mercado de habla inglesa, no es más que una hielera para cervezas que está equipada con sensores de flashes de cámaras o teléfonos de tal manera que cuando los detecta emite su propio flash para arruinar potenciales fotos. Podrá parecer un chiste, pero se trata de algo muy real que ha sido reseñado por sitios como Gizmag y Fast Company. Como para que no queden dudas de su propósito, la promoción de Fotostop, realizada por la publicitaria Del Campo Nazca Saatchi & Saatchi, no puede ser más directa y explícita, haciendo una referencia a la falta de privacidad de estos tiempos. De hecho, al final lo deja bien claro: “lo que pasa en la noche queda en la noche”.