Home Curiosidades Phantom Terrains: así suena el Wi-Fi

Phantom Terrains: así suena el Wi-Fi

por Rocio Diaz

Cuando arte y tecnología se juntan pueden pasar muchas cosas. Se ha visto el caso en experimentos como Blood Lamp, cuyo objetivo es crear conciencia, y Energy Addicts, inspirado en nuestra constante necesidad de recarga. Con Phantom Terrains se explora el sonido de algo totalmente invisible: las conexiones de Wi-Fi.

Wi-Fi es una de esas tecnologías que poco a poco se ha ido convirtiendo en la norma más que la excepción: los viajeros aprovechan su disponibilidad en hoteles, aeropuertos y lugares públicos para evitar los altos costos del roaming; aplicaciones de mensajería como WhatsApp le sacan provecho en esas circunstancias para permitir llamadas “gratis” en un sentido y tiene la habilidad de mejorar la precisión de la ubicación en GPS y sistemas similares. Hasta para juegos como Ingress resulta vital.

©Phantom Terrains

©Phantom Terrains

Pese a que sacamos provecho a Wi-Fi a diario y de distintas formas, es poco probable que alguna vez te hayas preguntado si tantas conexiones que se dan al día tienen alguna forma de manifestación más allá de nuestro espectro visual o auditivo. Después de todo, hasta donde sabemos, las interacciones de data a ese nivel son invisibles. Phanton Terrains, proyecto desarrollado por Frank Swain y el artista del sonido Daniel Jones con apoyo de Nesta, demuestra la riqueza auditiva y hasta visual que esconde el Wi-Fi, descubierta casi por accidente.

La inspiración de Frank Swain vino por una condición médica: desde hace algunos años está perdiendo sus facultades auditivas, por lo que tuvo que recurrir a un dispositivo para los fines. Habiendo estado efectivamente expuesto a sonidos ambientales durante buena parte de su, Swain notó de inmediato que la experiencia no era la misma. De ahí nació la idea de usar esa prótesis como plataforma para captar los sonidos no registrados de señales electromagnéticas provenientes de las miles de conexiones inalámbricas que se dan a diario. ¿El resultado? Una “música” continua, puntual, que varía en intensidad según la cercanía de las señales.

Para captar y convertir en sonido estas señales Swain utiliza unos audífonos Starkey Hearing que se conextan mediante Bluetooth a un sensor modificado de Wi-Fi de iPhone. De esta forma, al caminar por las calles, va recogiendo cada ping y clic a medida que se establecen conexiones que realmente nadie ve o o siente. Una caminata alrededor de BBC Broadcasting House en Londres, documentada para Phantom Terrains, revela un panorama de interconexiones continuas que llevaron a Swain a preguntarse que tanto debía alejarse de la ciudad para escapar a lo que fácilmente califica de contaminación electromagnética.

Aunque de momento no podemos escuchar las conexiones de data que se dan a cada momento por los aires, sabemos que están allí y un proyecto como Phantom Terrain nos lo recuerda de una manera que visualmente es agradable pero que a la vez señala un potencial problema de saturación.

¿Nos hacen daño estas conexiones? ¿Será cierto que provocan dolores de cabeza y otros malestares? De momento no hay pruebas firmes, pero constantemente se investiga esta posibilidad. Phantom Terrains lo que hace es recordarnos que aunque no veamos esas conexiones, están ahí, en nuestro ambiente.