Home Opinión Servicio al cliente, el punto débil en telecomunicaciones