Home Opinión Si no estás «en vivo», no estás en nada