Home Tendencias Siguen los tapones, y con ello más propuestas de taxis voladores

Siguen los tapones, y con ello más propuestas de taxis voladores

por Rocio Diaz
CORA_KITTYHAWK_1

Sin importar dónde nos movamos -Nueva York, Londres, Bogotá o Santo Domingo- una cosa es segura: los tapones no cesan, con todos los problemas de logística y el estrés que representan. 

Siendo el caso que la población mundial sigue creciendo, y con ello el uso de carros a modo individual y colectivo, sería factible decir que el problema de los tapones tan solo seguirá empeorando, razón por la que se ahora mismo se estudian alternativas tanto aéreas como subterráneas.



La idea subterránea, representada ampliamente por Hyperloop y los túneles que le acompañarían, es por ahora el dominio de Elon Musk, quien solo ha mirado a los cielos con la intención de usar cohetes para trasporte rápido y seguro de un punto a otro dentro del planeta Tierra. La visión aérea, dominada por drones y otros vehículos de desplazamiento vertical -preferiblemente autónomos y eléctricos- tiene de momento muchos más adeptos e interesados.

Una de las últimas propuestas en ser presentadas en este ámbito de soluciones voladoras es Cora, el segundo vehículo volador de la startup Kitty Hawk, respaldada entre otros por el cofundador de Google Larry Page.

En junio pasado Kitty Hawk presentó Flyer, su primera propuesta voladora, la cual está destinada a uso recreativo. Cora, de aspecto mucho más seguro y resguardado, asemejando un helicóptero de alas largas, va destinado en cambio a formar parte de una flotilla de servicio de taxis voladores.

Bajo esta premisa, y tomando en cuenta que no va destinado a uso individual realmente, Kitty Hawk ha puesto mucho énfasis en la seguridad de Cora. Los rotores funcionan de manera independiente, lo mismo que las tres computadoras de vuelo que integra. En caso de que todo falle, el vehículo integra un paracaídas que le permitiría aterrizar sin mayores incidentes.

Cora es un vehículo volador eléctrico y autónomo que despega y aterriza de manera vertical, lo que significa que no requiere de una pista para los fines. Su envergadura es de 36 pies y utiliza un solo propulsor. Una sola carga permite recorrer una distancia de 100 kilómetros a una velocidad máxima de 180 kilómetros por hora.

Actualmente Cora se prueba en  Nueva Zelanda tras acuerdo Kitty Hawk con el gobierno de esa nación. Se espera que para 2021 estos vehículos estén ofreciendo servicios de taxi volador en ese país.