Home Curiosidades Transporte aéreo personal: una idea que va tomando vuelo

Transporte aéreo personal: una idea que va tomando vuelo

por Rocio Diaz

Luego de que el fabricante chino EHang presentara en CES 2016 un dron diseñado para el transporte individual de personas por los aires, no fueron pocos los que descartaron la idea al considerara poco factible y no lo suficientemente desarrollada. El panorama actual, sin embargo, sugiere que pronto podemos ver estas cosas en acción.

Empezando por la propia EHang, que recientemente llegó a un acuerdo con autoridades de Dubai para poner en funcionamiento un servicio de taxi aéreo, hasta Uber, que tiene esta misma idea en planes, tal parece que la conquista del aire es el próximo paso en el desarrollo de alternativas de transporte que buscan, entre otras cosas, dejar atrás los tapones y el estrés asociado a manejar.

Contrario a lo que pudiera pensarse, la idea de vehículos voladores diseñados para uso personal no es nueva. En efecto, en este 2017 se cumplen 100 años del primer prototipo, que fue presentado por el pionero de la aviación Glenn Curtiss. Su propuesta, Autoplane, tenía espacio para dos pasajeros y un chofer, e integraba alas con una envergadura de 40 pies y seis pulgadas. Autoplane nunca pudo volar, pero sí llegó a despegar del suelo.

ehang 184

EHang 184

Desde ese entonces las propuestas de vehículos voladores han sido relativamente frecuentes, pasando por modelos militares y culminando en híbridos que pretenden además dominar las aguas, como fue el caso de Rinspeed Splash. En la actualidad hay al menos dos modelos voladores que tienen posibilidades reales de llegar a comercialiarce: Terrafugia Transition y AeroMobil.

Aparte del Transition, su primer modelo volador, Terrafugia ha diseñado el TF-X, un vehículo volador de despegue y aterrizaje vertical (VTOL por sus siglas en inglés) que representa lo más cercano a nuestras fantasías de simplemente salir volando en medio de un tapón y dejar atrás todo ese lío. Es esta la clase de vehículo -posiblemente desarrollado por Airbus- lo que Uber contempla para su servicio aéreo.

De VTOL pasamos a los drones, quizás la propuesta más simple en cuanto a estructura, con las limitantes de tiempo que suelen caracterizar a estos aparatos. Ya se vio un primer prototipo funcional con EHang, y ahora aparece un fabricante ruso, Hoversurf, que presenta un formato aún más personal al combinar bicicleta y dron en un solo aparato.

Scorpion-3, que es como se llama la propuesta, es básicamente una motocicleta voladora que permite control autónomo y manual de la misma a una altura máxima de 10 metros y velocidad máxima de 50 kilómetros por hora. Es eléctrica y está diseñada para aguantar un peso máximo de 264 libras. Hoversurf la define por el momento como un vehículo de deporte extremo, aunque la visión a largo plazo contempla su adopción gradual a la vida cotidiana.

Si todas estas propuestas arrancan es posible que tengamos eventualmente una curiosa situación de calles no tan congestionadas, pobladas más que nada por autónomos, y cielos que poco a poco se van tornando intransitables. ¿Qué les parece?