Home Emprendedores Tres ideas dominicanas que hacen la diferencia con inteligencia artificial

Tres ideas dominicanas que hacen la diferencia con inteligencia artificial

por Rocio Diaz
Tree Bark

Por la cantidad de artículos, avances y aplicaciones que se ven, bien podría decirse que la inteligencia artificial está de moda, y no es para menos. 



La gran ventaja de esta tecnología, que está en constante evolución, es su versatilidad de uso, que va mucho más allá de la clásica aplicación en smartphones, robots y vehículos autónomos.

Aplicaciones puntuales de inteligencia artificial abundan, y en ocasiones la integración es tal que la gente no cae en cuenta de que está interactuando con esa tecnología. 

A propósito de EmTech Caribbean 2019, y por aquello de que el dominicano es ingenioso y creativo por naturaleza, presentamos tres ideas que se valen de esta y otras tecnologías para transformar sus áreas de aplicación y así cambiar el mundo para bien:

AIME For Life. Esta startup, cofundada por el dominicano Rainier Mallol junto con Dhesi Raja, busca aplicar inteligencia artificial en la prevención de enfermedades contagiosas como el dengue, típica de países tropicales como República Dominicana y cuyo vector principal es el mosquito Aedes aegypti, que acarrea además otras enfermedades. AIME son las siglas de Aritificial Intelligence in Medical Epidemiology, y tal como sugiere su descripción, la idea es combatir las epidemias mediante predicción de posibles brotes en base a patrones detectados y definidos por esta tecnología. Comentaba Mallol en EmTech Caribbean 2019 que la inteligencia artificial no es solo para uso comercial, sino que la misma tiene un impacto social. Más allá de las típicas aplicaciones esta puede usarse para predecir casos de violencia artificial, brotes epidemiológicos y otras área donde se requiere de un enfoque proactivo. 

Agroprecisión Dominicana. ¿Sabías que los campesinos del mundo dan de comer al 75 por ciento de la población mundial ocupando apenas un 25 por ciento de los recursos naturales? El dato es impresionante, pero aun más lo es el hecho de que 80 de ellos vive en extrema pobreza, según comentaba Arturo Bisonó en EmTech Caribbean 2019. Esta realidad, visible en los campos dominicanos y en muchos otros, puede cambiar con ayuda de la tecnología, con beneficios que se reflejarán no solo en su calidad de vida, sino además en un mejor uso de recursos y en la posibilidad de predecir épocas difíciles para el cultivo para así tomar las previsiones de lugar. Es un hecho que pobreza y sostenbilidad van de la mano, y como va el mundo es necesario preservar y hacer un uso adecuado y optimizado. Cierto es que, por su heterogeneidad, la agricultura representa un reto para la tecnología, pero poco a poco va haciendo la diferencia con ayuda de drones, satélites, sensores y otros componentes. 

LatAm Bioenergy. Una de las claves de la sostenibilidad es la energía renovable, y qué mejor fuente que la propia naturaleza para los fines. Resulta que a partir de las semillas de aceituna y otros residuos agroindustriales es posible generar biocombustibles, y justamente a ese tipo de soluciones se dedica LaTam Bioenergy, fundada en 2010 por el dominicano Eduardo Lora. Una de las tendencias en esta área es un componente conocido como biocarbón o biochar, un producto rico en carbono que resulta del calentamiento de biomasa (madera usualmente) en un ambiente restringido de oxígeno. El biocarbón puede usarse tanto como combustible como fertilizante, con la ventaja de que retiene CO2 en la tierra -evitando que llegue a la atmósfera- al tiempo que mejora los suelos y fortalece la planta.