Home Destacados ¿Y de verdad pensaron que Starlink sería “barato”?

¿Y de verdad pensaron que Starlink sería “barato”?

por Rocio Diaz
Starlink Rd

La gente a veces peca de ser muy optimista, y es así como semanas atrás, en junio, hubo una algarabía colectiva ante el prospecto de la entrada en operaciones de Starlink en República Dominicana.

Para quienes no lo conocen aun, Starlink es el servicio de internet satelital que ofrece Elon Musk a través de SpaceX, uno de sus muchos proyectos bajo su mando.

La mayoría de la gente alrededor del mundo ve a Elon Musk no solo como un visionario, sino como una suerte de héroe invencible que es capaz de hacer y ofrecer todo lo que se propone, siempre con estilo y con el bien colectivo por encima de cualquier interés pecuniario.

¿Es así, en verdad? Un vistazo a lo que ofrece Musk, y es evidente que nada de lo que ha propuesto cae en la categoría de “barato” o “económico”, al menos no en el plazo inmediato.

Ahí están los Teslas, por ejemplo. Comparado a vehículos tradicionales de combustión interna, son considerablemente más caros. Habrá quien diga que se trata de una inversión a futuro pensada en el medioambiente, y eso es cierto, pero no es menos cierto que se trata de una inversión elevada que no todos pueden hacer.

Con Starlink, pasa lo mismo. Es una idea altruista en principio el querer dotar de Internet al mundo, en especial a zonas rurales, remotas o apartadas donde raras veces se instalan las prestadoras de servicio, precisamente porque no hace sentido la relación costo-beneficio.

El mundo necesita de la Internet, y cuando aparece alguien dispuesto a ofrecerlo, sin mirar cuestiones estructurales o de costos, es fácil verlo como un gesto bondadoso y altruista, pero… las cosas no son tan idílicas como pudieran parecer.

Al final del día, Musk es un empresario, y no en vano es, al momento de este escrito, la persona más rica del mundo. Dado lo que implica desplegar un Internet satelital, el cual se hace posible por continuos lanzamientos de cohetes que sueltan los satélites de órbita terrestre baja a los que hace referencia el nombre del servicio, no hay forma de que el costo mensual a pagar sea bajo.

Tampoco hay garantías de que sea mejor que otros ofrecimientos ya existentes, que se acomode a las necesidades de cada cual, que sea infalible o que sea una inversión que valga la pena en el largo plazo.

Ahora que el servicio ya está disponible en República Dominicana, según dejó entrever la propia SpaceX en un tuit, no pocos se han sorprendido de que hay que pagar cerca de 39 mil pesos por el kit que habilitaría el servicio, el cual tendrá un costo mensual de 7,080 pesos.

Quizás lo peor de esto es que, si accedemos a pagar esos montos, todavía no tenemos el servicio en funcionamiento. Al visitar el link provisto por SpaceX en su tuit nos damos cuenta de que el pago se exige de inmediato, pero la entrega del kit no lo es: dependerá de cuando esté listo para ser enviado, en cuyo evento se notificará al cliente.

Starlink podría ser un excelente complemento a otros servicios de Internet ya establecidos, sobre todo como contingencia en caso de fallos, pero antes de apresurarnos a contratarlo, es importante conocer su funcionamiento y sus implicaciones.

Ustedes, ¿piensan que es caro o que es un precio justo? La sección de comentarios está abierta.