Home Local Advertencia: toda compra online será gravada

Advertencia: toda compra online será gravada

por Rocio Diaz

¿Sueles comprar por Internet? Sea porque no aparece aquello que se busca o bien porque los precios online son mucho más cómodos, cada vez más dominicanos optan por hacer sus compras por esta vía, desde ropa y zapatos hasta libros y piezas de vehículos. Hasta ahora esas compras, siempre y cuando no sobrepasaran los 200 dólares, están exentas de impuestos, uno de los beneficios consignados en el acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-CAFTA). A partir del 15 de agosto, sin embargo, las cosas van a cambiar: la Dirección General de Aduanas (DGA), en comunicado dirigido al sector courier, indica que a partir de la fecha toda mercancía importada deberá cumplir con el pago de derechos e impuestos aduaneros. 

De manera específica, y para que no quepa la menor duda, el primer párrafo del comunicado establece que la medida incluye aquellas importaciones definidas como de “bajo valor” en la categoría B del artículo 4 del decreto 402-05, aquel que rige la actividad comercial de los couriers en el país. En otra parte del comunicado se establece que a partir del 15 de agosto también será obligatorio presentar el certificado de origen de esas mercancías importadas de bajo valor para aplicar los aranceles correspondientes.

Siendo el caso que la categoría B definida en el artículo 4 del decreto 420-05 se refiere, entre otras cosas, a artículos cuyo valor no exceda los 200 dólares, se interpreta que a partir de la fecha señalada no solo se pagará 18% de ITBIS sobre cualquier compra online que llega a través de couriers, sino que le aplicarán aranceles que irá de 0 a 20%, según el caso. Este último dato lo ofreció el economista Alejandro Fernández Whipple a través de su cuenta de Twitter tras hacer una consulta al respecto.

comunicado DGA

¿Es legal esto? ¿Puede la DGA modificar un decreto presidencial sin agotar los procedimientos de lugar? Los entendidos en la materia dicen que no, pero hay quienes dicen que es necesario aplicar la medida. Al momento de este escrito no ha habido posición oficial de las autoridades al respecto.

¿Dejará la gente de comprar por internet?

Cuatro años lleva la ONEC presionando al gobierno para que grave esta actividad. Los alegatos para justificar la acción son varios, siendo los principales que esas compras digitales restan competitividad a tiendas locales y que el gobierno deja de percibir una cantidad considerable de ingresos. Mucho se ha hablado del tema, sin que nada se haga para aliviar la carga impositiva de esos comercios locales (una de las justificaciones de sus altos precios) o para que ellos modernicen sus estructuras. Ahora que el impuesto parece ser una realidad. ¿dejará la gente de recurrir a Internet para sus compras? La respuesta es NO.

Si la ONEC pretendía que la gente volvería a sus tiendas tras esta medida, entonces es probable que se lleven una decepción mayúscula: por motivos que no siempre corren por cuenta del comerciante y que van más allá del margen de ganancias y el mal servicio, la gente seguirá comprando por internet, o, en su defecto, hará un viaje y volverá con par de maletas llenas. ¿Por qué? Veamos:

  • A nivel local la selección es limitada en variedad y cantidad. Algo tan simple como tinta de impresora a veces da trabajo de conseguir en tiendas locales
  • Los precios son abusivos. Los comerciantes le echan la culpa a la estructura impositiva, pero lo cierto es que a veces quieren ganar más de la cuenta.
  • Servicio deficiente y poco profesional. Ir a una tienda cualquiera es una aventura: puede ser que el dependiente no sepa nada y las políticas de devoluciones, retornos, intercambios y demás son prácticamente inexistentes.
  • Uso más eficiente del tiempo. Con par de clics en internet no solo se consigue la información que se buscaba, sino que se ven varias opciones y está la facilidad de compra ahí mismo, sin tapones, sin dependientes malhumorados y con garantías de devolución y reembolso en caso de problemas.

Por estos motivos mucha gente ha expresado vía Twitter que seguirá comprando online, aunque le pongan 40% de impuestos a la actividad. Los comerciantes locales, que quizás han estado mal asesorados, deberían analizar mejor la situación y estudiar formas de hacer sus comercios más atractivos a los clientes. Gravar las compras online no aumentará su competitividad ni salvará al sector, y esto es algo que se verá en cuestión de meses cuando se pongan a ver números.