Home Genoma Digital #10YearChallenge: ¿qué se esconde tras el reto?

#10YearChallenge: ¿qué se esconde tras el reto?

por Rocio Diaz
10

¿Cómo te veías hace 10 años? Quizás las diferencias a nivel físico sean mínimas, pero en realidad es algo que depende de muchos factores: edad, cuidado, bienestar, salud, estado emocional y un largo etcétera. 



Todos los días nos vemos al espejo, y aun cuando sabemos que el tiempo pasa, no nos percatamos de cambios o diferencias hasta que vemos una foto tomada tiempo atrás. 

En cierto modo el reto de los 10 años que actualmente arrasa en redes sociales como Instagram, Facebook y Twitter con el hashtag #10YearChallenge -independientemente de la nacionalidad o el idioma de quien publica- busca (en la superficie, al menos) hacer una comparación de este tipo entre quienes se animan a participar. 

Como todo reto en redes sociales, las respuestas a este #10YearChallenge no se han hecho esperar, con abundancia de celebridades, amistades, familiares y conocidos sumándose a la moda. Hay gente que esos 10 años apenas han cambiado, otros pasaron de adolescentes a adultos, y otros más vivieron transformaciones increíbles, tanto a nivel positivo como negativo. 

Hay quienes ven en este reto de los 10 años una oportunidad de vanagloriarse por un paso del tiempo que parece inexistente o bien una suerte de ejercicio de honestidad. No han faltado los filtros, los relajos y las comparaciones chistosas en este reto, y aunque es un tema social, inherente a las redes sociales y la forma en que tienden a moldear el comportamiento del grueso de la gente, el punto de este artículo es otro: ¿qué esconde este reto?

En estos tiempos dominados por redes sociales, inteligencia artificial, reconocimiento facial y otras tecnologías emergentes, bien vale la pena ser cautos. Históricamente la gente se suma al reto de moda en redes sociales sin dar mucha mente a sus posibles objetivos o consecuencias, que en ocasiones pueden llegar a ser trágicas como pasó en varios casos de planking mal calculados.

El reto de los 10 años podrá parecer inofensivo, pero, dado el historial de sitios como Facebook y el uso descarado de nuestra data, no se puede descartar que haya algún objetivo detrás. Siendo el caso que se trata de un conjunto de fotos con características muy específicas que se enfocan en comparar el aspecto de una persona dentro de un lapso igualmente específico de tiempo (10 años), estas imágenes que se están compartiendo bien podrían usarse para algoritmos de envejecimiento o actualización de bases de datos con usos muy variados.

En medio de estas posibilidades yace la inteligencia artificial, una tecnología que con cada día que pasa avanza más en sus capacidades y potenciales aplicaciones, siendo de hecho una de las bases del reconocimiento facial que amenaza con eliminar todo rastro de privacidad eventualmente. 

Para fines de avance y desarrollo la inteligencia artificial se alimenta justamente de bancos de datos e imágenes. Desde ese punto de vista un reto como el de los 10 años podría servir propósitos que van por esa línea, y no sería la primera vez que se aprovecharía el input de millones de usuarios de internet y recursos online para los fines.

cars

El famoso reCAPTCHA de Google para determinar que no eres bot

Quizás el mejor ejemplo de este tipo de esfuerzo sean los reCAPTCHA de Google  que piden identificar carros en una serie de cuadros para determinar que no se es robot. Se viene diciendo que este ejercicio tiene otro propósito más allá del objetivo primario: entrenamiento de sistemas autónomos de conducción. Así ocurre con otras variaciones de reCAPTCHA, según el objeto en que se enfoquen, ya se trate de gatos o de letras que no siempre se identifican correctamente. 

¿Es el reto de los 10 años un caso de ingeniería social para afinar reconocimiento facial? Es posible que nunca se sepa la respuesta, pero no ha de dudarse que la cosa vaya por ese camino. Mientras tanto, cuando aparezca el próximo reto en redes sociales, piénsalo dos veces antes de participar si no quieres convertirte en una suerte de conejillo de indias al servicio de proyectos poco transparentes. Lo mismo aplica a esos recursos en Facebook que en base a fotos o datos personales revelan a cuál celebridad te pareces o cual es tu destino para este 2019.