Home Ciencia A propósito de temblores y terremotos

A propósito de temblores y terremotos

por Rocio Diaz

A las 5:35 de la mañana de hoy muchos dominicanos se despertaron con un temblor de tierra de magnitud 5.3 en la escala de Richter y que tuvo su epicentro  50 kilómetros al oeste de Santo Domingo. De inmediato, como suele ocurrir en estas situaciones, aparecieron comentarios en Twitter, la mayoría expresando el susto experimentado, otros proveyendo detalles técnicos según iban apareciendo en lugares como el U.S. Geological Survey, y otros más, desinformando.

Por lo común aparece gente alarmista cuando se dan estos eventos, y si bien el nerviosismo y la alarma parecen ser parte de la naturaleza humana, lo ideal es mantener la calma y actuar con moderación. Lo primero que debe hacerse ante un terremoto o temblor es buscar refugio al lado de algo grande y pesado (la cama, por ejemplo, o el escritorio si se está laborando), y colocarse en posición fetal hasta que pase el sismo.

La recomendación, que va en contra de la antigua creencia de pararse bajo el marco de una puerta o colocarse debajo de un escritorio, obedece al hecho de que si hay derrumbes queda un espacio vacío entre esas cosas pesadas y los escombros, y es un espacio donde las posibilidades de sobrevivencia son altas. Por este motivo se les conoce como “triángulo de vida” en esta clase de escenarios, y si bien hace sentido esta explicación, aún no se trata de un método totalmente avalado por instituciones internacionales de socorro. Ante la confusión que puede genrrar todo esto, una cosa si es segura: salir corriendo es un error que puede salir caro en caso de derrumbes.

En medio de la sorpresa generada por el temblor se dio la falsa información de que se había declarado alerta de tsunami para el territorio dominicano. Desconozco el origen exacto de esta desinformación, pero todo apunta a que se dijo por radio, y ya que momentáneamente generó algún pánico, es bueno tomar en cuenta lo que dijo el geólogo Osiris de León al respecto: los tsunamis generalmente se producen tras la ocurrencia de sismos de 7 grados en adelante y con epicentro localizado bajo el mar, a poca profundidad. El de esta mañana fue de magnitud 5.3 y tuvo su epicentro en tierra, por tanto era nula la probabilidad de un tsunami.

También por Twitter hubo cierto revuelo por una foto publicada que hacía referencia a una nota dejada el día anterior y donde al parecer se anunciaban dos terremotos para la RD, uno de “5 y algo” en la mañana, y en la tarde uno “fatal” de 12.9. La foto fue eliminada debido a la enorme cantidad de comentarios negativos, de burlas y sustos que generó, sin embargo, es bueno aclarar que hasta el momento no se han registrado terremotos de 10, que es el límite de la escala de Richter. El mayor registrado desde 1900 ocurrió en Valdivia, Chile, el 22 de mayo de 1960. La magnitud fue de 9.5 y causó grandes destrucciones y muertes no solo en Chile, sino en Hawaii, Filipinas, Japón y la costa oeste de Estados Unidos.

El mayo del año pasado, con motivo de una alineación de planetas, se auguró que un terremoto de magnitud 14 destruiría a Taiwán. En aquel entonces varios simólogos señalaron que era un evento improbable, y que de ocurrir no solo Taiwán quedaría destruido, sino el planeta entero. Como todos saben, tal terremoto nunca ocurrió, aunque por casualidades de la vida ese día si hubo dos terremotos en Lorca, España, de 4.4 y 5.2 respectivamente, que causaron, muerte, daños y heridos.

¿El punto de esta entrada? No hacer caso a predicciones, no llevarse de rumores infundados, no estar buscando explicaciones irracionales a estos fenómenos, y, sobre todo, tratar de mantener la calma y tomar las previsiones de lugar. Dos buenas páginas con información de terremotos en tiempo real son  http://www.usgs.gov/  y http://www.emsc-csem.org/