Home Soluciones de Transporte Autos voladores: ¿serán una realidad algún día?

Autos voladores: ¿serán una realidad algún día?

por Rocio Diaz
Klein Vision

Por más de 100 años la humanidad ha soñado con tener un vehículo capaz de salir volando cuando la situación lo amerite, siendo el escenario más típico el de un tapón interminable e insufrible. 



Si lo pensamos bien, sería fantástico poder desplegar un par de alas y simplemente despegar de entre el caos, pero esto no pasa de ser una mera fantasía, y prueba de ello es que todos los prototipos recientes de autos voladores requieren de cierto rejuego en la pista para poder efectuar esta maniobra. 

¿Qué tan factible sería un auto volador? En base a propuestas presentadas a lo largo de los años, algunas de ellas durante la última década, podríamos decir que, no mucho. Un auto volador representa una serie de retos que van desde lo mecánico y lo regulatorio hasta el tema de costos, tanto a nivel de producción como de comercialización. 

Un reto que parece ineludible en este asunto de carros voladores es el del tipo de licencia que se requeriría para su maniobra legal: en cada propuesta mostrada, el requisito para el consumidor final es tener una licencia de piloto. Otro reto es desde dónde el vehículo podría efectivamente despegar hacia arriba sin causar un inconveniente a otros vehículos o a propiedades aledañas. Un tercer tema a tomar en cuenta es cómo se compara la idea de ser propetario de un vehículo como este a las facilidades y ventajas de la aviación comercial. 

Ahora que estamos en esta situación de pandemia por COVID-19, donde la norma es mantener el distanciamiento social lo más posible, la idea del carro volador de repente no resulta tan ilógica o risible, sobre todo desde el punto de vista de viajes de distancia moderada. 

Quizás sea de cara a un futuro más individualizado que hay ahora mismo dos propuestas de vehículos voladores con posibilidades reales de, finalmente, salir al mercado. Ambas son europeas y llevan años en desarrollo, con la particularidad de que en cada caso hay al menos una orden de compra ya colocada, asegurando así su presencia en las noticias. 

Una de estas propuestas, AirCar, lleva 30 años en desarrollo y actualmente va por la quinta generación. Se trata de AirCar, de la eslovaca Klein Vision, un vehículo diseñado para manejo autónomo y cuya visión apunta a un futuro de taxis voladores. 

El principal atractivo de AirCar, que ya tiene al menos un comprador, es que se transforma en aeronave en apenas 3 minutos. Este vehículo volador consta de dos asientos y tiene un peso de 1,100 kilogramos, con capacidad de carga de 200 kilogramos adicionales por vuelo. Impulsado por un motor BMW 1.6l con potencia de 140 caballos de fuerza, se estima que puede recorrer hasta mil kilómetros. 

La otra propuesta que pronto podría salir al mercado es Liberty, de la holandesa Pal-V, un vehículo volador de tres ruedas y dos asientos que lleva alrededor de 20 años en desarrollo, que hace unos días recibió permiso para andar legalmente por las calles de Europa como vehículo tras pasar una serie de estrictas regulaciones al respecto. 

Pal-V Liberty está impulsado por motor de cuatro cilindros con potencia de 230 caballos de fuerza. En tierra puede alcanzar una velocidad de hasta 100 millas por hora, pasando de 0 a 60 mph en menos de 8 segundos. A diferencia del AirCar, le toma a este vehículo 10 minutos convertirse en girocóptero o autogiro, siendo esto una aeronave de ala giratoria. 

Para fines de despegue, Pal-V Liberty requiere de una pista libre de 540 pies, mientras que para aterrizaje solo requiere de 100 pies. Según la startup holandesa, ya hay 80 órdenes de compra colocadas, siendo los planes que esté a la venta en 2021, con entrada al mercado en 2022 como aeronave. La producción final podría realizarse en la India y su precio de venta estimado rondaría los 300 mil euros.