Home TI Centros de datos: estas serán las principales tendencias para 2019

Centros de datos: estas serán las principales tendencias para 2019

por Rocio Diaz
Server

Los centros de datos, conocidos comúnmente como data centers, son vitales al funcionamiento de la Internet, siendo estos los responsables de almacenar, resguardar, respaldar y gestionar la información que mueve los recursos online y digitales.



Fieles a su naturaleza, estos centros son dinámicos, creciendo y expandiéndose en la medida en que más personas se conectan a la red y aumenta la disponibilidad de plataformas y servicios en ese entorno. Para poder cumplir de manera eficiente con su rol, los data centers necesitan infraestructuras flexibles, inteligentes y preparadas para el futuro, asegurándose de esta manera una operación continua y optimizada.

Varias tendencias se han observado a lo largo de los años en materia de centros de datos, siendo una de las más recientes el llamado “Borde de la red”, conocido igualmente como Network Edge, una capa de una infraestructura de red en la cual se conectan los dispositivos hacia la red empresarial o a internet.

Para 2019 se prevé que esta tendencia siga con fuerza, pero ahora de manera más simplificada. Pese a su importancia, este no será el único elemento que definirá el rumbo de los centros de datos en este año. Vertiv, especializada en hardware, software, análisis y servicios continuos para garantizar que las aplicaciones vitales tengan un funcionamiento ininterrumpido y rendimiento óptimo, ha identificado cinco claves a tomar en cuenta:

  • Simplificación del Borde de la Red: Un Borde de la Red más inteligente, más simple y más autosuficiente converge con tendencias más amplias de la industria y del consumo, lo que incluye el Internet de las cosas (IOT) y la implementación inminente de las redes 5G, para impulsar una informática poderosa y de baja latencia más cerca del usuario final.
  • Revolución de la mano de obra: La mano de obra cerca de la jubilación y los programas de capacitación atrasados en relación a los centros de datos y la evolución del Borde de la Red están creando desafíos de personal para los centros de datos de todo el mundo. Esto desencadenará acciones paralelas en el 2019. Primero, las organizaciones comenzarán a cambiar la manera en la que contratan al personal del centro de datos, alejándose de los programas tradicionales de capacitación y empezando a implementar instrucciones específicas de trabajo más ágiles y con un enfoque en el Borde de la Red. Habrá más capacitaciones dentro de las oficinas. En segundo lugar, los negocios recurrirán a los sistemas inteligentes y al aprendizaje automático para simplificar las operaciones, preservar el conocimiento institucional y habilitar un servicio y mantenimiento más predictivo y eficiente.
  • Sistemas UPS más inteligentes y eficientes: Las nuevas alternativas de baterías brindarán oportunidades para la adopción más amplia de sistemas UPS capaces de realizar interacciones más sofisticadas con la red. A corto plazo, esto se manifestará en características de administración de carga y nivelación de picos de voltaje. Eventualmente veremos organizaciones que usarán parte de la energía almacenada en su sistema UPS para ayudar al suministro eléctrico a operar la red eléctrica. El almacenamiento estático de toda esa energía se ha considerado, por mucho tiempo, como un generador potencial de ingresos. Nos estamos acercando a las aplicaciones generalizadas.

 

  • Búsqueda de la normalización: Los centros de datos, incluso en la etapa de diseño modular y prefabricado, siguen siendo muy complejos como para esperar una estandarización completa del equipo. Sin embargo, se manifiesta un interés en dos frentes: en la estandarización de los componentes de equipos y en la normalización en todas las construcciones de centros de datos. Este último frente se manifiesta en el uso de arquitecturas y tipos de equipos consistentes, con diferencias regionales, para mantener sistemas simples y bajos costos. En ambos casos, el objetivo es reducir los costos de los equipos, acortar los plazos de entrega e instalación y simplificar el servicio y el mantenimiento.
  • Procesadores de alta potencia y enfriamiento avanzado: A medida en que aumentan las tasas de uso de los procesadores para ejecutar aplicaciones avanzadas, tales como las de reconocimiento facial o analítica de datos avanzada, los procesadores de alta potencia generan la necesidad de abordar la administración térmica de forma innovadora. El enfriamiento líquido y directo en el chip, lo que quiere decir que el procesador u otros componentes están parcial o completamente inmersos en un líquido para disipación de calor, se está convirtiendo en una solución viable. Aunque por lo general se usa en configuraciones informáticas de alto rendimiento, los beneficios —que incluyen un mejor rendimiento del servidor, una mayor eficacia en densidades altas y costos menores de enfriamiento— justifican que se considere para usos adicionales. Otra área de innovación en la administración térmica es el enfriamiento extremo sin agua, el cual es una alternativa al agua helada tradicional cada vez más popular.