Home Salud Cinco avances tecnológicos en medicina que hacen la diferencia

Cinco avances tecnológicos en medicina que hacen la diferencia

por Marcos Almánzar
Futuro Medico

La tecnología es mucho más que smartphones, redes sociales, videojuegos o asistentes personales. Esta es una realidad que se hace presente en el día a día y que impacta cada área posible, desde servicios y venta al detalle hasta educación y medicina, siendo los avances vistos en esta última de particular importancia para la humanidad en su conjunto. 



Para nadie es secreto que la ciencia y la tecnología son dos pilares fundamentales en medicina, cada uno aportando a la causa principal de prevenir enfermedades desde la raíz o bien tratarlas de manera satisfactoria tanto para el paciente como para el personal médico. 

Hay una larga lista de innovaciones en medicina que datan de décadas atrás, siendo los rayos x -todavía en uso, dicho sea de paso- quizás una de las más conocidas y reconocidas. Desde resonancias magnéticas hasta máquinas laparoscópicas, la tecnología está más que presente, siendo avances de última generación la implementación de inteligencia artificial y robótica con resultados que impactan directamente -de manera positiva- el bienestar y satisfactoria recuperación del paciente. 

¿Qué podemos esperar de la medicina en el corto y mediano plazo? Responder a esta pregunta dependerá del enfoque. Desde un punto de vista de investigación con fines de prevención o combate preventivo de enfermedades, la genética ocupa el primer lugar. Desde un punto de vista de medicina práctica, sin embargo, la cosa cambia para enfocarse en procedimientos y tratamientos como tal. Veamos a continuación cinco tendencias que hacen la diferencia en la actualidad:

Inhaladores Inteligentes. Según un estudio realizado por la Revista de Medicina en Aerosol y Administración de Medicamentos Pulmonares, el 94% de los usuarios no utiliza los inhaladores correctamente, y esto en los Estados Unidos lleva en algunos meses a mas de 4,000 niños a las salas de emergencia.

Esta situación puede combatirse educando a los pacientes respecto al uso adecuado, pero también pueden implementarse mejoras en el diseño que lleven a un mejor uso, y esto se ha logrado al implementar tecnología Bluethooth en los inhaladores. Usando sus propios smartphones los pacientes pueden dar seguimiento a su condición y controlar la cantidad de medicamento se esta administrando en cada inhalación. Pruebas y estudios han llegado a la conclusion de que el dispositivo inteligente reduce el uso de medicamentos a largo plazo, aportando mas días libres de asma. Compañias como Symbicort, AstraZeneca y Aerobit presentan estas opciones para los pacientes.

Cirugía asistida por robots. Quizás la idea de un brazo robótico haciendo incisiones según instrucciones recibidas remotamente no sea la más agradable, pero una cosa es cierta: la implementación de estos equipos, que se hacen acompañar de cámaras e implementos médicos, no solo aumenta la precisión y el control en el caso de procedimientos com[plejos, sino que permite además una flexibilidad que de la manera tradicional no siempre resulta posible. La cirugía robótica ofrece la ventaja de menores complicaciones para paciente, menor pérdida de sangre, recuperación más oportuna, menos dolor y cicatrices más pequeñas. No toda cirugía puede hacerse de esta manera, pero se trabaja para ampliar su alcance. 

Impresión 3D. Si piensas que esta tecnología solo sirve para replicar partes de automóviles o chucherías del hogar, estás equivocado. En medicina el uso de esta tecnología empezó con prótesis, ofreciendo la ventaja de tiempos de espera menores y costos igualmente reducidos, pero al día de hoy juega un papel fundamental en el concepto de medicina regenerativa, así como en implantes e incluso articulaciones para usarse durante una cirugía. En la medida en que las prótesis impresas de esta forma van ganando popularidad aumentan su nivel de estabilidad, precisión y hasta diseño, abriéndose la posibilidad de la personalización. Actualmente hay gran énfasis en el desarrollo de órganos internos y externos del cuerpo capaces de funcionar de la misma manera que uno real.

Realidad virtual. Aquí tenemos otra tecnología que resulta muy versátil, aun cuando quizás la asociamos a videojuegos y similares. En medicina la realidad virtual tiene varios usos, ya que es una herramienta que ayuda en el diagnóstico de enfermedades, definición de planes de tratamiento y preparación para los procedimientos que enfrentarán los pacientes, resultando útil igualmente en rehabilitación y recuperación. El entrenamiento de nuevos doctores es uno de sus usos más puntuales, ya que la comprensión visual ayuda a un mejor entendimiento de la anatomía humana.

Nanotecnología. El manejo de la materia a nivel atómico, molecular y supramolecular supone un nivel de precisión que en el ámbito de medicina ofrece numerosas ventajas a varios niveles: desarrollo de implementos médicos especializados, descubrimiento de nuevos procedimientos más precisos y, sobre todo, administración puntual de medicina o combate a células malignas sin afectar a otras aledañas que representan peligro. El resultado de esta visión es medicina más efectiva y tiempos de recuperación menores para pacientes. De momento hay aplicaciones en el área de cáncer, sobre todo en melanoma, que es una de las afecciones más mortales de la piel. 

Como puede verse, la combinación de tecnología y medicina es una que da buenos resultados a lo largo del tiempo al tratarse de un complemento entre conocimiento humano y la precisión y flexibilidad que nos brindan las máquinas y programas a varios niveles. Dado el giro que va dando el área es inevitable preguntarse en qué momento se eliminaría completamente la mano humana del proceso de salud. Siendo el caso que todavía no hay inteligencia artificial capaz de replicar la calidez o la toma de decisiones humanas, es probable que esto nunca ocurra. Lo que sí puede esperarse es que estas tecnologías continúen evolucionando y perfeccionándose.