Home Criptomonedas Criptomonedas más sostenibles podrían atraer intentos regulatorios

Criptomonedas más sostenibles podrían atraer intentos regulatorios

por Rocio Diaz
Ethereum

Dicen por ahí que como quiera es malo, y en el ámbito de las criptomonedas, últimamente esto parece ser una norma.

Veamos: uno de los problemas más graves asociados a las criptomonedas es el uso intensivo de electricidad que se hace por concepto de su minería, lo cual impacta de manera muy negativa al medioambiente.

En pocas palabras, todo este asunto de las criptomonedas contribuye grandemente al famoso cambio climático, siendo esta una de las razones por las cuales Elon Musk se la pasa dudando respecto a su respaldo.

En un intento por hacer de la operación algo más sostenible, la blockchain Ethereum, la segunda más grande en existencia, implementó un cambio conocido como The Merge a nivel de cómo se realiza la minería.

En la minería tradicional de criptomonedas se trabaja bajo un concepto de “prueba de trabajo” o “proof of work” consistente en resolver complejas operaciones matemáticas para añadir transacciones a la blockchain.

Es justo en ese proceso de resolución de esos complejos problemas matemáticos que se gasta una cantidad impresionante de energía, tanto que se estima que el consumo global anual supera al de la mayoría de los países.

Con The Merge, “proof of work” cambia a “proof of stake”, lo cual podría traducirse como “prueba de participación”.

Antes de explicar lo que significa esto, un detalle importante a considerar es por qué, en primer lugar, se trabaja con “pruebas” en la blockchain.

Los problemas matemáticos que hoy se resuelven para minar evitan que la cadena de transacciones sea modificada por terceros, siendo esta una de las principales y más preciadas características de la blockchain.

Bajo “proof of stake”, los mineros individuales son reemplazados por vigilantes conocidos como validadores, quienes depositan una cantidad considerable de dinero para tener derecho a aceptar o rechazar transacciones en Ethererum.

Este dinero representa la “participación” a que alude “proof of stake”. Bajo este concepto, tratar de engañar al sistema implicaría participar con grandes sumas de dinero, y eso actuaría como un freno importante.

Ethereum estima que al cambiar a “proof of stake” se reducirá en 99 por ciento el consumo de energía asociado a toda la operación. Sin dudas es una buena noticia, pero ether, la criptomoneda asociada a esta blockchain, se la ha pasado en baja desde que se completó The Merge el pasado jueves.

¿Y por qué está bajando ether? ¿Acaso no queremos todos un planeta más verde a ver si se revierte el cambio climático o, al menos, se frena?

En parte, la baja se explica porque The Merge ha puesto al entorno cripto, una vez más, bajo el radar de los reguladores. Tras este cambio, por ejemplo, Gary Gensler, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de los Estados Unidos (SEC) estima que ether podría tratarse como un valor en lo adelante.

La estimación de Gensler se basa en el hecho de que “proof of stake” implica una participación que a su vez anticipa ganancias en base a los esfuerzos de otros podría llevar a Ether a pasar la prueba de Howey.

La prueba Howey determina si una transacción puede considerarse un “contrato de inversión” y, por lo tanto, un valor, y así estar sujeta a los requisitos de divulgación y registro de la Ley de Valores de 1933 y la Ley de Intercambio de Valores de 1934

¿Qué pasará en lo adelante? Ya veremos. Mientras, bitcoin también se mantiene a la baja, aun cuando no ha implementado The Merge ni cosa parecida. Podría ser que lo de ether sea que el mercado sigue no muy bien en estos días.