Home Opinión El caso Huawei tiene implicaciones más allá de la compañía

El caso Huawei tiene implicaciones más allá de la compañía

por Rocio Diaz
Huawei Android

Meses de acusaciones indirectas y especulaciones en torno a Huawei y su posible rol de espionaje estratégico a favor del gobierno chino han culminado en una verdadera bomba atómica tanto para el fabricante chino como para el futuro de las telecomunicaciones y la tecnología: una orden ejecutiva del presidente Trump que prohíbe tener relaciones comerciales con empresas que representen una amenaza a intereses estadounidenses y la subsiguiente inclusión de Huawei en lista negra. 



Ambos sucesos tuvieron lugar la semana pasada, específicamente el miércoles 15 de mayo, pero no fue hasta este domingo que empezaron a verse las consecuencias e implicaciones en detalle, pues no se trata únicamente de que Huawei ha pasado formalmente a formar parte de una infame lista negra, sino que empresas estadounidenses -si no quieren enfrentar la furia de las sanciones de su gobierno- tienen que urgentemente reflexionar y remediar sus vínculos con el fabricante chino. 

La primera compañía estadounidense en reaccionar al mandato del presidente Trump fue Google, y las consecuencias afectan mayormente a los usuarios de equipos Huawei, pues ahora resulta que no tendrán acceso a actualizaciones del sistema operativo Android ni a sus parches de seguridad. De igual forma, queda limitado el acceso a Google Play y a aplicaciones y servicios propiedad de Google como son YouTube, Google Maps y Chrome. 

 

El futuro incierto de Huawei by rociodiazp

El nuevo escenario plantea situaciones un tanto complejas para cada una de las partes involucradas. Por un lado, Huawei asegura que seguirá dando soporte a usuarios de sus equipos, extensivo a aquellos que aun siguen  en inventario, garantizando en todo momento un ecosistema seguro y estable. Google, de su parte, ha sido mucho más parca y tan solo se ha limitado a comentar que están cumpliendo con las reglas y estudiando las implicaciones de las mismas. Android, vía Twitter, fue más comprensiva en su tono, asegurando igualmente soporte a los usuarios Huawei. 

No queda del todo claro lo que pasará con los usuarios existentes de teléfonos Huawei dentro y fuera de Estados Unidos, pero lo que sí es irrefutable es que, de mantenerse este bloqueo, los próximos móviles del fabricante chino carecerán enteramente de Gmail, Google Maps, Google Play y cualquier otra utilidad asociada a Google o su compañía matriz Alphabet. 

¿Cómo hemos llegado a este punto? Se recordará que en diciembre pasado la CFO de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada en Canadá a petición de Estados Unidos, acusada de contravenir sanciones a Irán, siendo el objetivo final deportarla hacia ese país. Luego de eso vinieron las acusaciones formales de parte de Estados Unidos, 13 cargos en total donde se incluían, entre otras cosas, fraude y espionaje industrial contra compañías estadounidenses. El último capitulo -no necesariamente el final- es el que estamos viendo en la actualidad, exacerbado por una guerra comercial Estados Unidos-China que se ha manifestado más que nada por el lado de los aranceles.

A todas luces el caso Huawei es uno de geopolítica, con consecuencias que van mucho más allá de la empresa como tal o de China, su país de origen. En juego están muchas cosas, entre ellas la libre competencia y el concepto de globalización, pues con esta orden ejecutiva el presidente Trump ha creado el escenario perfecto para que Huawei se vuelva efectivamente una empresa china al servicio de los chinos.

No es solo Google que ha dado el paso de bloquear a Huawei: Intel, Qualcomm y Broadcom, suplidores de procesadores y otros componentes, también han hecho lo propio. Ante estas circunstancias la única salida de Huawei es desarrollar su propio sistema operativo, algo en lo que se reporta llevan algún tiempo trabajando, y buscar suplidores chinos para sus equipos. 

De por sí las instituciones gubernamentales estadounidenses están prohibidas de usar equipos Huawei, y con la orden ejecutiva se sobreentiende que nadie se aventurará a representar o vender sus productos allá, extensivo a cuestiones 5G. El panorama es tétrico y empeora las cosas el hecho de que se presiona a Europa a seguir estos pasos, aun cuando algunos de estos mercados ofrecen algún tipo de resistencia. 

¿Qué pasará? Es demasiado pronto para ofrecer una conclusión, pero, de momento, mañana sigue en pie la presentación de la serie de teléfonos Honor 20 en Londres y se mantienen firmes los planes de desplegar 5G de la mano de Huawei en algunos lugares de Europa. Ya veremos qué sucede en los próximos días. 

ACTUALIZACION: El Departamento de Comercio de los Estados Unidos ha otorgado una licencia temporal por tres meses que permitirá a Huawei ofrecer actualizaciones y parches de seguridad Android y otras formas de soporte asociado a usuarios de equipos comprados antes del 16 de mayo de este año. La misma vence el 19 de agosto.